Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

26 de octubre de 2010

Mario Suárez

Mario Enrique Quintero Suárez, nace en Maracaibo, estado Zulia en enero de 1926. Ha sido “el más auténtico de los intérpretes de música popular actuante en Venezuela desde los años 40 del último siglo hasta el presente, transformándose en un personaje que por más de 6 décadas se adentró en el sentimiento popular latinoamericano; primero como un vocalista virtuosísimo que expresó los más sublimes sentimientos del amor, como un elegante exponente del bolero en los comienzos del auge de la era dorada de este singular género; después como el cantante por antonomasia de la tonada en Venezuela, con la orientación del compositor Juan Vicente Torrealba, y tercero, como arquitecto de su destino artístico musical”. Egly Colina Marín.

A través de su padre, tuvo oportunidad de tener contacto durante su niñez con Carlos Gardel, con cuya influencia se introdujo en la música.

A los 10 años viene a Caracas con su familia. En la ciudad capital, la música llanera tenía mucho repunte en ese momento y se estaban proyectando importantes figuras en este canto. Trabajando en una sastrería, empezó a presentarse en programas radiales de aficionados. En 1943 es descubierto por “el cantante lírico Teodoro (Teo) Capriles, quien lo presenta al profesor Ángel Sauce quien le incluye como solista en el Orfeón “Juan Manuel Olivares”, donde debuta en el prestigioso Teatro Nacional al lado de los consagrados Berta Moncayo y Pepe Pito. Ese mismo año es incorporado como bolerista a la orquesta Billo´s Caracas Boy´s”.

Posteriormente estudió formalmente música en la antigua Academia de Música Santa Capilla recibiendo clases de Vicente Emilio Sojo, Ángel Sauce y Alfredo Holader, entre otros. Al principio cantaba boleros y baladas y después incursionó en temas criollos.

En 1954 se unió a los Torrealberos de Juan Vicente Torrealba y en compañía de este grupo interpretó un tipo de música criolla más estilizada con la finalidad de llegar a otros gustos dentro y fuera del país. 

En cuanto a música folklórica y tradicional Venezolana, Mario Suarez posee el record absoluto de grabaciones y ventas. Ha grabado más de cien discos, más de mil canciones y ha recibido casi la totalidad de los principales premios que se otorgan en el País, nueve Discos de Oro, y numerosos reconocimientos entre los que se cuentan cuatro condecoraciones presidenciales. Freddy León

Apadrinó a artistas de la época como Héctor Cabrera, Lila Morillo, Mayra Martí y Víctor Morillo. Entre sus grandes piezas musicales podemos mencionar: La Potra Zaina, Pasillaneando, Moliendo café, Arpa, Campesina, Madrugada llanera, Sabaneando,  entre otras.

Mario Suárez se elevó no sólo como intérprete de la cantata nacional, sino también como actor de cine en diversas caracterizaciones, locutor de radiodifusión, animador y floreciente empresario y gremialista. Fue presidente de la Asociación Venezolana de Artistas de la Escena AVADE por dos períodos, donde desarrolló una meritoria labor en pro del rescate y definición de los valores artísticos de Venezuela en los inicios de un período de globalización mal entendida, que despojaba a su país de sus valores tradicionales, añadiéndole elementos extraños que distorsionaban la formación integral de los ciudadanos en formación. Además, es integrante de la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, (Sacven) y del Sindicato de Trabajadores de Cine, Radio, Televisión y afines del Distrito Federal y estado Miranda. Fue el artista insignia de la imagen de la recién inaugurada Televisora Nacional en noviembre de 1953. Egly Colina Marín

En tan amplio currículum musical, es difícil seleccionar las canciones que acompañen esta entrada. Despues de mucho buscar, nos hemos decidido por los audios de la Potra Zaina, Toy Contento y Solito con las estrellas


La Potra Zaina
Les contaré señores, la historia muy bonita
de linda potranquita, con ojos soñadores,
colita de caballo...andar pasi-trotero,
de crines muy hermosas, corría por los esteros.
Era una potra muy singular...no conocía el amor,
no conocía el dolor, no conocía corral...
sola quería vivir, por el palmar.
Era la potra zaina, la flor de la llanura,
caballos y potrones, sufrian por su hermosura
Paseando la sabana en las noches de luna
coqueta se miraba, su sombra en la laguna.
La potranca al fin ella se descuidó y un día primaveral,
a orillas del palmar, en un lazo cayó
la zaina así perdió su libertad

No quiere el freno morder, ni la montura llevar,
rienda no quiere sentir , ni que le pongan bozal.
Y cuando esta en el potrero, oye silbar al gavilán,
se escucha a la potranquita, triste llorar.
Esa potra la voy a domar, le enseñaré a querer,
le enseñaré a llevar el freno y el bozal
y luego le daré su libertad (bis)
Juan Vicente Torrealba

Toy contento
Hoy todo me parece más bonito,
hoy canta más alegre el ruiseñór,
hoy siento la canción del arroyito
y siento como brilla más el sol. (Bis)

Toy contento, yo no sé que es lo que siento,
voy saltando como el río, como el viento,
como el colibrí que besa la flor por la mañana,
como paraulata que deja su canto en la sabana.

Toy contento, yo no sé que es lo que siento,
voy saltando como el río, como el viento;
 me pongo a bailar, no puedo explicar
qué es lo que siento
que reviento con las ganas de cantar. (bis)
Billo Frómeta



Solito con las estrellas
Horas de amor solito por la llanura
con tu calor, tus besos y tu ternura
me prometiste que nunca me olvidarías
que nuestro amor ni el tiempo lo borraría

Pero una noche me dijiste muy feliz
ya no te quiero ni puedo pensar en ti
y esa noche sin motivo, sin razón
mataste toda ilusión
de aquellas horas tan bellas
que dejaron honda huella
en mi triste corazón

Y me dejaste solito con las estrellas
Juan Vicente Torrealba

Fuentes consultadas: fundacionjoseguillermocarrillo.com
Micuatro.com, en reseña biográfica a ellos cedida por Freddy León,
Publicar un comentario en la entrada