Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

25 de febrero de 2011

Pedro Camejo - Batalla de Carabobo -Germán Fleitas Beroes

Para acceder a las dos anteriores entradas de esta trilogía, sigue los siguientes enlaces: Pedro Camejo: El Negro Primero-Corrido y Pedro Camejo frente a la vida

Tercera Parte
Batalla de Carabobo

Y llegó la fecha magna
De nuestra emancipación:
Día veinticuatro de junio
Mas o menos a las dos
Páez, Aramendi, Cedeño,
Plaza y Juan José Rondón,
Cada Jefe en la vanguardia
Mandaba su división,
Dirigiendo aquel combate
BOLIVAR, LIBERTADOR.

En la Pica de la Mona
Hubo fuego a discreción,
Los ingleses aguantaban
Con Farriar como un León,
Después todo fue locura
Reinaba tal confusión
Que el griterío tapaba
El estruendo del cañón;
El lanzazo y el disparo,
Caballos sin dirección
Tierra y humo, sangre y lodo,
El “ajo” y la maldición,
Tan solo se distinguían
El pabellón español
Y ondeando en una eminencia
La bandera tricolor.

De repente se oyó un grito,
Un hombre se tambaleó,
Páez, como un energúmeno
Ferozmente lo increpó:
¡No dé la espalda Camejo,
Mate sin contemplación!,
Y el Negro, desde el caballo
Noblemente respondió:
¡Estoy muerto, Mayordomo,
Y vengo a decirle adiós!

¡Teniente PEDRO CAMEJO,
Reciba de corazón
El respeto de su pueblo
y la luz de una oración!


 La descripción épica de esta Batalla, escrita por Eduardo Blanco, puedes encontrarla en este Blog en el siguiente link Batalla de Carabobo.
Publicar un comentario en la entrada