Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

2 de febrero de 2011

Pedro Felipe Sosa Caro

Nacido  el 21 de enero de 1933, es otro de los grandes valores que tenemos en Venezuela.  Sus padres, naturales de Barinas, fueron exiliados por la dictadura de Juan Vicente Gómez, trasladándose  a Colombia, específicamente a Tame, en el Departamento de Arauca, donde nació Pedro Felipe Sosa Caro. Su primera infancia transcurrió entre los dos países, especialmente porque cuando ya tenía 7 años, fecha en la que la familia se radicó definitivamente en Venezuela, era común que los venezolanos hicieran estudios en Colombia, favorecidos por el cambio de moneda y las facilidades de estudio en dicho país.

Ese transitar contínuamente entre ambos países a través del mismo llano, despertó en él un amor infinito hacia ese paisaje. Lo envolvía una gran nostalgia cuando  de él se alejaba y se llenaba cuando a él volvía: "me enamoré de la tierra" nos dijo en una corta entrevista telefónica que le hicimos.

Vale decir que en esa corta entrevista, dejó ver que es un hombre muy dulce y cariñoso, sencillo y sensible, que sin el menor reparo, nos ofreció su colaboración y su casa para mostrarnos la magia de sus versos  en  las obras que publicó. Estoy segura que cuando se lleve a cabo esa visita, podremos ofrecerte, amigo lector, un valioso material lleno de sentimiento llanero.

Desde los 8 años empezó a componer canciones, poemas y  versos, los cuales se le daban con facilidad y hacía con verdadero entusiasmo. Aprendió a tocar la guitarra, de la cual se servía para componer sus canciones.

Don Sosa Caro siguió la carrera militar, llegando a Teniente Coronel. Durante sus estudios escribía versos para que sus compañeros los entregaran a sus respectivas novias. Cobraba en ese entonces 1 "fuerte" (cinco bolívares) por cada poema.

Fue  ese medio militar, cuando tenía 38 años, el que le brindó la oportunidad de hacer conocida su obra, pues un amigo abogado, también militar, Edgar Gurmeitte (no estoy segura de la caligrafía del apellido), que entonces era un gran cantante, le escuchó una de sus canciones acompañándose con la guitarra y le pidió que le diera una canción para él grabarla. Esa primera canción se llamó "Laguna de Pan de Azúcar".

Después de eso siguió componiendo y nos ofreció himnos como Alcaraván Compañero, Vestida de Garza Blanca y Son Mentiras, temas que no solamente han sido interpretados por  los mas grandes cantantes venezolanos, sino también por artistas extranjeros de la talla del Mariachi Vargas.

Sus libros fueron "Glosa y Soneto", "Cancionero"  y "80 éxitos de Pedro Felipe Sosa Caro"

A  sus 78 años, sigue componiendo y trabajando en un estudio musical propio.  Sosa Caro escribe poesía para el canto, lo cual se demuestra en los siguientes temas:

Alcaravan compañero

Alcaraván compañero
que vives llorando amores
a la orilla del camino
nunca le digas a nadie
que por culpa de mi amada
yo también lloré contigo (Bis)

No le cuentes al barranco
ni a las flores del camino
que el llanto regó su huella
cuando quise retenerla
para no morir de olvido (Bis)

Una tarde silenciosa
cuando cruzaba mi llano
con mi pena y tu recuerdo
encontré a mi alcaraván
lamentando su abandono
a la sombra de un uvero (Bis)
Me habló de su alcaravana,
de su solitario estero
y yo de los sufrimientos
que estoy pasando por culpa
de un cariño traicionero

No sufras mi alcaraván
que ellas no valen la pena
si el tiempo cura el dolor
vamos a seguir camino
buscando otra compañera





















Son Mentiras

Que morías si lo nuestro terminaba
que la luz de una mirada,
era tu luna y tu sol
que tu Dios y tu cielo era yo misma
que te hundías en un abismo
si te faltaba mi amor

Tantas cosas me juraste tantas veces
y hasta llego para hacer sincera tu confesión
y soñé contenta y enamorada
vivir un mundo a tu lado
de bondad  y comprensión

Son mentiras nadie se muere por nadie
son mentiras nadie se muere de amor
solo yo, por creer en tus mentiras
he destrozado mi vida
entregando el corazón
Son mentiras tantas palabras hermosas
son mentiras tantas promesas de amor
son mentiras los besos que me embrujaron
y que en mis labios dejaron
huellas de amarga traición

Cuantas veces me repetiste la historia
que mi amor era tu gloria
y mis besos tu pasión
que naciste tan solo para ser mío
y que nadie me arrancaría de tu amante corazón

Con el tiempo todo se muere y se olvida
todo se vuelve mentira
todo todo es ilusión
ya lo ves, si lo nuestro fue un fracaso
hoy feliz en otros brazos
tu nombre se me borró

Son mentiras....




Publicar un comentario en la entrada