Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

6 de marzo de 2011

Entreverao Llanero

El Llanero, carnívoro por excelencia, no desperdicia nada de la res. Consultando sobre el Entreverao Llanero, hay coincidencia en que se trata de las vísceras de la res, asadas en varas.

El Entreverao Llanero, está conformado pues, básicamente por hígado, corazón, pajarilla (pancreas), riñón, chinchurria ( intestino delgado) y bofe (pulmón).

Se seleccionan las piezas y se lavan bien; se cortan en trozos grandes y se aliñan con sal, orégano y pimienta. (supongo que en algunos lugares se usará solamente sal), se insertan en una vara de naranjo, se cubren con el peritoneo de la res y se amarra todo,  bien sea con un cordel o con la chinchurria. Se clava la vara en el medio de la brasa y se cuece por unos 30 minutos, dependiendo de la intensidad del fuego (debe quedar tostado por fuera y jugoso por dentro).  
Se sirve con casabe y guasacaca.
Publicar un comentario