Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

22 de marzo de 2011

Victor Morillo - TROZOS DE MI VIDA - Entrada 2/2

 Trozos de mi vida. entrada 1/2

Existe una recopilación de sus poemas constituída por 6 casettes, (desconozco si posteriormente fueron pasados a CD), denominada Trozos de mi Vida, donde Víctor Morillo reúne sus declamaciones más exitosas, en un material definitivamente de colección. Acompañan los casettes un pequeño libro  denominado “Intento de Autobiografía Sentimental”, donde nos cuenta sus inicios y su vida artística.

Inicia la misma mencionando el orgullo de su vida: su madre:
Mi nombre es Victor José Morillo, Nací en Caracas, el 26 de agosto de 1932, hijo de una india guajira auténtica perteneciente a la Casta Uriana, llamada Cristina Morillo González. Para mi siempre fuie ella algo grandioso y estoy convencido que de su carácter , bondad y sensibilidad humana derivó en buena parte mi dedicación al arte.”

Habla de su origen humilde y pobreza en sus primeros años, aunque afirma haber tenido una infancia feliz. Hizo trabajos sencillos desde su adolescencia, como repartidor de leche, auxiliar de panadería. Hace una remembranza de la Caracas de entonces, de los dulces criollos, de las personalidades y costumbres de la época.
Dibujo Angel Virgilio (Trozos de mi Vida)

Ingresó a la vida artistica cuando se incorporó al grupo del teatro del Pueblo, que más tarde se convirtió en el Retablo Las Maravillas, donde se enseñaban las distintas ramas del arte: música, danza, baile, gimnasia, canto, ejecución de instrumentos, declamación, teatro , entre otros. Fue el Retablo Las Maravillas formador de grandes artistas entre la juventud del momento y bajo la disciplina del poeta Manuel Rodriguez Cárdenas.

Su talento como declamador, fue descubierto casualmente cuando se le asignó un poema que formaba parte de una estampa titulada “Fiesta en Barlovento” y desde allí fue preparado en forma muy estricta y disciplinada por el Dr. Rodriguez Cárdenas y el Prof. Allas.

Refiriéndose a la forma como se inició en la declamación de poesía criolla con acompañamiento musical, dice:
Fui enviado a una fiesta en el Minsiterio de Educación, en la cual conocí y oí por primera vez de manera personal a Ignacio “Indio” Figueredo, el legendario arpista de la llanura apureña.

Ese contacto represento para mi una suerte de deslumbramiento.
Cuando escuché el bordoneo milagroso de su arpa, sentí algo extraño, un llamado de mi mundo interior como artista, una especie de galopar dentro de mi cuerpo, por toda mi sangre, y me dije: “Algún día tengo que recitar con esa arpa como acompañamiento”. Sin pérdida de tiempo busqué al “indio”, quien vivía en una modestísima pensión caraqueña, y le conté mis inquietudes, mis anhelos. Con su característica sencillez, Figueredo me recibió con mucho afecto y comenzó a hacerme una serie de indicaciones acerca del instrumento que ejecuta con tanta maestría. Me habló del Seis por Derecho, del Pajarillo, del Seis Numerao, del Carnaval y La Quirpa y, en general de todos los aires musicales característicos del llano venezolano. A partir de ese momento, quedó sellado mi vínculo indisoluble con la música llanera como acompañamiento de mis declamaciones.

Me convertí en el primer artista venezolano en recitar con acompañamiento de arpa, cuatro, maracas y bajo, y ello ocurrió con el conjunto de Silvio Cansines, un arpista nacido en El Baúl, Estado Cojedes.

En cuanto a su discografía, Morillo grabó 20 discos de 45 rpm y unos 15 LP, de los cuales destacan temas como El Desespero, El Gobierno de los Animales, la Fiesta de los Santos, Los Negros y El Brujo, pieza que se convirtió en todo un suceso con la Billo´s Caracas Boys. Algunas de sus obras: A la Negra, A Neguito Borjas, Adiós Ismael Rivera, Glosa al Joropo, Isidora, La Cumbia Soy Yo, Palabreo del Brujo, Pintura Barloventeña, Puerto Rico, Saludo a Quisqueya, Un día para nuestro amor, Tú no Sabes, Vámonos a Barlovento”, entre otras

Ha recibido tambien muchos reconocimientos entre los que destacan para la época de Trozos de mi Vida: Orden al Mérito en el Trabajo, en primera Clase; Orden Don Ricardo Montilla, del estado Guárico; Orden Vicente Emilio Sojo, en Primera Clase, del Estado Miranda; Orden General en Jefe Joaquín Crespo, del estado Guárico; Medalla 50 años de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, Botones y Diplomas de la Ciudad de Valencia y de las Fuerzas Armadas de Cooperación , condecoración “Samán de Güere”, del estado Aragua, así como mas de 100 placas y 50 diplomas.

Colocaremos a contínuación un poema llamado Palabreo a Tierra Negra, donde entre las estrofas de la famosa canción de Angel Custodio Loyola, Tierra Negra, se narra el sentimiento de dejar lejos la tierra llanera.

Palabreo a Tierra Negra
Adiós llanos del oeste
Matorrales y caminos
(bis)
No sabes con qué dolor
de tu lado me despido
(bis)

Tristeza la de un Llanero
Cuando abandona sus lares
Es como si a la sabana
Le quitaran el estero.
Llano lindo y generoso
Cuna y canción de mi pueblo
Donde trabaja el llanero
Y se siente poderoso
Ya me alejo tierra amada
Pero mi alma está contigo
Y en cada viejo camino
Escucharás mi tonada.

Como es posible olvidar
El llano que florecido
(bis)
Con sabanas y palmares
Con caballos y novillos
(bis)


Tal vez  pase mucho tiempo
Antes de volverte a ver
Pero te sabré querer
Porque en mi pecho te siento
Escucharé los lamentos
Del cuatro al son del corrío
Para así tener mas brío
Cuando me encuentre tan lejos.
Que tristeza, que pesar
es no mirar tus sabanas
Bañarme en tu luna clara
Y oir zumbar el palmar
Oh mi estero, Oh mi llano
Pan y tierra campesina
Tu horizonte se elimina
Al trotar de mi caballo
Ya me despido de ti
Con lágrimas en los ojos
Y me postraré de hinojos
Hoy, hoy que me toca partir.

Todo aquel que fue llanero
Al ver sabana suspira
(bis)
Se acuerda de su caballo
De su soga y de su silla
(bis)

 





(CON EL BOTON DERECHO, MARCAR "ABRIR ENLACE EN PESTAÑA NUEVA”)
Publicar un comentario