Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

11 de marzo de 2011

La Quesera. Arreo a los comederos y Pique de la vacada. Entrada 5/5

A medida que se van ordeñando, las vacas quedan con sus crías y al terminar, se les suena el mandador a los becerros para que regresen a su chiquero, mientras las vacas se van enfilando al pasteadero. Cuando éstas ya están lejos, se sacan lo becerros por otra puerta, para su comedero.

Ambos pasteaderos se encuentran separados para evitar angustia y desorden en los animales, pues las madres estarían pendientes de sus crías y tratarían constantemente de reunirse con ellas, pastando menos y produciendo poca leche. 

Las vacas comerán con ahínco en la mañana y en horas de la tarde hasta el final del día se dedican a rumiar tranquilamente bajo la sombra de los árboles.

 Las vacas se “pican” y acorralan un poco avanzada la tarde. Durante este proceso de “recogimiento” al que el ganado se acostumbra con facilidad, se unen otros animales que pastan en los mismos sitios y muchos de ellos se dirigen al pasteadero, contribuyendo esto a su domesticación. Los encargados deben irlos separando de modo que en el corral queden solo las vacas que estan siendo ordeñadas.

Constituye el Pique de la vacada  una etapa de la faena llena de dinamismo, color y sonido. Después de la modorra de la tarde, los picadores empiezan a reunir el ganado que se ha dispersado en el pasteadero. Como mejor descripción de este evento, transcribiremos las impresiones de Fernando Calzadilla Valdés, en “Por los Llanos de Apure”, cuando presenciaba el pique: "Cuando yo en persona no concurría al pique aún estando en la quesera, me encaramaba en la empalizada, favorecida la visual por la altura del médano para divisar de allí el desfile y las distintas hileras de reses que venían caminando lentamente unas, otras correteando y jugueteando, de todos los puntos del horizonte, semejando los radios de un inmenso círculo cuyo centro fuera la quesera, y me abstraía y distraía conjuntamente con los gritos lejanos de los picadores, el pitar de los toros y el bramido de las reses, el tono mas agudo de la becerrada invadiendo su chiquero por el lado contrario; el estridente chirrido de las garzas que por pequeñas partidas iban posándose en las ramas de unos árboles escuetos no distantes, donde habían establecido su dormitorio, las nubes de patos y corocoras al levantar bruscamente el vuelo en la laguna cercana, provocado por el paso de algún picador en carrera. El quesero venía muchas veces a colocarse al lado mío e insensiblemente me iba relantando las condiciones y apreciaciones de las distintas vacas:
-Allá viene Mariposa, vaquita buena y de todos los días porque siempre llena su camaza, la becerra ya está grande y parece criada a toda leche. Aquella lebruna que viene retozando con la barrosa? Buena Suerte es Lavaíta; ésta también es de camaza rebosá y mansita, el hijo es ya un torete; la tuvieron cogida desde la salida de aguas las hijas de Ño Bartolo, y no se despegaba del patio de la casa; aquella negra cacho alzao por este otro lao es Carrao, ésa si que es bolera, pero muy lechera también, tiene tres partos y todavía no consiente ordeñarla sin sujeto. Aguaite niño, aquella novillita aceituna de las mautas que usté trajo de Maracay el año ante pasao; repárele el trapo a ese animalito, quien va a decir que es de primer parto. Esa se dejó ordeñá desde el primer día sin ahorcarla y sin sujeto ni ná.

Después del pique y llegando la noche, se les quitan los becerros a las vacas que se les permitió permanecer con ellos y se amamantan otros. Si las vacas ya estan amansadas y acostumbradas a la rutina, el corral queda en silencio, salvo algún mugido aislado con respuesta desde el chiquero. Pero si la quesera está recién instalada y los animales recién desmontrencados,  se oye un gran escándalo de bramidos de madres llamando a sus hijos e hijos respondiendo al llamado.

 Mandador:Pequeño látigo con mango de madera una correa de cuero amarrada en un extremo. Cuando se manipula en forma determinada, suena como un chasquido y se usa para arrear o separar los animales; Lebruna: res de color amarillo muy difuso; Barrosa: Res de color blanco o blanco sucio; Bolera: res pateadora, traviesa o desobediente, que le gusta saltar por encima de los corrales. Es necesario ordeñarla con “sujeto” y con las patas traseras amarradas; Trapo: área de la ubre de la vaca .Por su desarrollo se puede predecir con exactitud si el animal va a tener buen rendimiento de produccion de leche; Desmontrencar: separar al becerro de la madre
ENTRADAS RELACIONADAS
Publicar un comentario