Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

6 de marzo de 2011

Juan Parao. Entrada 2/3

Para hacer una especie de homenaje a los hombres humildes de nuestra tierra que esperan por una vida mejor, colocamos a continuación el Corrío escrito por la pluma de nuestro gran poeta barinés Alberto Arvelo Torrealba, que habla de sueño y esperanza.



JUAN PARAO

Yo canto lo que soñé
Con el sol de los venaos,
Cuando en verano crucé
Por los caminos soliaos
Donde mis dichas dejé
Como palmera en quemao,
Donde el retinto enterré
Y se me murió el ganao,
Donde mi copla canté
Sobre el mundo desolao,
Donde lloró el cristofué
Los sueños de Juan Parao
“El del caballo jerrao
Con el casquillo al revés”

Yo canto lo que soñé
Con el sol de los venaos.

Yo soy el que me he enredao
El horizonte en mi pié,
Sin amor y sin ganao,
A golpe de anochecer.
Yo vi el espanto abismao
Cuando el medanal crucé,
Y al pasarle por un lao
Pa la remonta miré
Me acordé de Juan Parao
“el del caballo jerrao
Con el casquillo al revés”….

Yo canto lo que soñé
Con el sol de los venaos.

Tú la del sueño floriao,
Compañera de agua y sed,
Que tu agua y tu sed me has dao
Por eso es que ya ni sé
Con el adiós perfumao
En tu suspiro de ayer
Si me vine de tu lao
O si a tu lao quedé,
O si habré esta vez llorao
Por lo que nunca lloré,
Como lloró el cristofué
Los sueños de Juan Parao
“el del caballo jerrao
Con el casquillo al revés”….

Yo canto lo que soñé
Con el sol de los venaos.

Médano mudo y soliao;
Me voy pero volveré,
Porque tu sed me ha enseñao
A cantar y a florecer,
Y por donde hoy te he cruzao
¡tan solo! Te cruzaré
Con mi copla y mi ganao,
Mi caballo y mi mujer.
Entonces habrá lloviznao,
Médano sobre tu sed,
Y en la copa del mijao,
Al sol del amanecer,
Desgranará el cristofué
Los sueños de Juan Parao
“el del caballo jerrao
Con el casquillo al revés
Pa que lo busquen p un lao
Cuando po el otro se fue”



Publicar un comentario en la entrada