Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

3 de abril de 2011

Carapacho, Cuajado o Pastel de Morrocoy

Aún cuando no me he atrevido a comer morrocoy, quizás por saber la crueldad con que le producen la muerte al animal, colocaremos una receta, tomada del Blog Oti-El menú diario venezolano, por tratarse de un plato tipico venezolano especialmente consumido en Semana Santa.

La receta en general es  la de un típico Cuajado, que los venezolanos preparamos con distintas carnes y pescados. Incluso encotré una receta que sustituye el morrocoy por lagarto.

Los ingrediente basicos son 1 o dos morrocoyes, cebolla ppicadita, platano maduro en rodajas, aji dulce y pimentón picado en cuadritos, papas sancochadas  cortadas en rodajas, pasitas, aceitunas sin semilla, huevos sancochados (opcional), aceite, harina, ajo, perjil, celery, culantro, alcaparras picaditas, ajo porro, onoto y huevos

El morrocoy se saca de la caparazón, se sancocha y se le quita la piel superior (es un cuerito delgado) y se desmenuza. Lo que no puede desmenuzarse se pica menudito.
Los aliños se sofrien y se añade el morrocoy desmenuzado, se guisa y se añaden alcaparras un poco antes de apagarlo.
Se baten claras de huevo a punto de suspiro y luego se le añaden las respectivas yemas, sal y un punto de harina para espesar (opcional)
En una tortera, o en el mismo carapacho del morrocoy, se alterna, como un pasticho, huevo, papas, guiso, aceitunas, pasitas, platano, guiso, etc. Supongo que antes de colocar la primera capa debe colocarse un poco de aceite para que no se pegue.
Se termina con una capa del huevo batido y se pinta con unos chorritos de onoto. Se hornea unos 30 min, o hasta que esté seco el pastel, y dorado el huevo de la cubierta.
Se acompaña con con arroz blanco y una ensalada mixta.
El cuajado también puede hacerse con mapuey, tubérculo típico de Venezuela que se dá en los meses calientes.

Como un mensaje conservacionista, diremos que el morrocoy ha estado condenado  a la mas implacable destrucción. Si el llanero que no renuncia al pastel de morrocoy en toda época de Semana Santa, tuviera en cuenta el riesgo de exterminio a que condena al morrocoy, pudiera contribuir a la salvación de esta especie aceptando la veda o construyendo criaderos donde el quelonio se incremente

Publicar un comentario en la entrada