Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

8 de abril de 2011

Los Hijos de Guárico: Antonio Estevez

Antonio Estevez, es otro nombre que  los venezolanos debemos llevar con orgullo, por su dedicación, preparación y obra.

Nace en Calabozo, Edo. Guárico, en Enero de1916 y fue Compositor musical y fundador del Orfeón de la Universidad Central de Venezuela, en 1943.

Inicia sus estudios musicales en Caracas en 1923, y los continuó en Calabozo, al regresar a su ciudad natal en 1925. A los 10 años ingresó como ejecutante de Genis (instrumento de viento-metal) en una banda de su ciudad natal. Posteriormente, en 1930, vuelve a Caracas, para continuar con sus estudios de música y de clarinete de la mano de Miguel Gallo en la Escuela de Música y Declamación.

En 1932, ingresó a la Banda Marcial de Caracas dirigida en ese entonces por Pedro Elías Gutiérrez. Fue alumno de Vicente Emilio Sojo en la Escuela de Música y Declamación. También en 1934, ingresó a la Orquesta Sinfónica de Venezuela como Segundo Oboe. En 1938 comenzó su obra para Coro: Rocío, El Jazminero Estrellado. En 1942 se graduó como ejecutante de Oboe.
En 1945, obtuvo una beca del Ministerio de Educación para continuar sus estudios de música en Europa y Estados Unidos. De regreso en Venezuela comenzó a trabajar sobre su Concierto para Orquesta y en la Cantata Criolla  “Florentino el que cantó con el Diablo”, basada en la obra de Alberto Arvelo Torrealba, que finalizó en 1954, año en que se le otorgó por esa obra musical, el Premio Anual de Sinfónicas.
En 1949 fue galardonado con el Premio Nacional de Música. En 1961, regresa a Europa esta vez a Inglaterra, con la finalidad de actualizar su lenguaje musical. En 1971 regresa a Venezuela y con el apoyo del Centro Simón Bolívar crea el Instituto de Fonología Musical que dirigió hasta 1979. En 1972 junto a Jesús Soto produjo Cromovibrafonía Múltiple, una obra de ambientación sonora para el Museo de Arte Moderno de Ciudad Bolívar y que en 1967 había compuesto para una exposición de Soto en Montreal. En 1987 recibió el Premio Nacional de Música y el doctorado Honoris Causa en letras que le confirió la Universidad de Los Andes.
Murió en Caracas en Noviembre de 1988.
Fuente Consultada: Mipunto.com y calabozodigital.com

En el marco de los temas tratados en este Blog, sin duda, entre la obra de Antonio Estevez,  hemos resaltado la Cantata Criolla, que tanta aceptación y reconocimiento ha recibido a nivel mundial y que hoy, es tan dignamente presentada por el gran genio musical  Gustavo Dudamel. Ya hemos comentado en varias oportunidades temas relacionados con la Cantata en este Blog, algunos de los cuales puede accesar por los siguientes link : La Cantata Criolla, Carta de Alberto Arvelo Torrealba a Antonio Estevez . Sin embargo, como nos gusta mucho dar a conocer el pensar, el sentir y el actuar de estos grandes valores venezolanos cuyas vidas hemos venido reseñando, trasmitiremos un comentario de este artista, llegado a nosotros a través de Germán Fleitas Nuñez, Cronista de La Victoria, e hijo mayor del poeta Germán Fleitas Beroes, quien también tuvo oportunidad de conocer a Antonio Estevez y recuerda que la Cantata Criolla se presentó en Camaguán al aire libre y que después de dirigirla, el maestro Estevez, se tendió boca arriba en el suelo y mirando el cielo profusamente estrellado dijo: “Ahora puedo morir en paz
Publicar un comentario en la entrada