Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

13 de abril de 2011

La Montaña de San Camilo. Travesía de San Camilo. Entrada 6/8

ENTRADAS RELACIONADAS:


Para el espíritu versificador del hombre llanero, no podía pasar inadvertida la presencia de este santuario vegetal que además de los servicios materiales que prestaba, alojaba también un lado místico por la presencia de espantos y aparecidos; algunos de ellos aún persisten en forma de Leyendas. Existen numerosas composiciones que recogen este hecho, muchas de ellas musicalizadas y grabadas por cantores llaneros como Luis Lozada (El Cubiro), Juan de Los Santos Contreras (El Carrao de Palmarito) o Hipólito Arrieta con la leyenda del Hachador Perdido.
Tal vez donde se mejor se revela parte de la historia de esta famosa montaña es en la canción Travesías de San Camilo del poeta guasdualiteño Jesús Pulido Lara con música de José Romero e interpretada por El Carrao de Palmarito.


TRAVESÍAS DE SAN CAMILO
Interpreta: El Carrao de Palmarito

Me dicen los que cruzaron
Por tu selva San Camilo
Que eras travesía de hombres
Tras de quinientos novillos
Que era muy poco el llanero
Que llegaba a su destino
Y el tigre vivía acechando
Y el cascabel amarillo
Araña mona y pantanos
Son millares de peligros
Me dijeron tus baquianos
Que eras el invierno vivo
Que de invierno y de verano
Tú siempre fuiste lo mismo
Tus ladrones de ganado
Salteadores de caminos
Donde la vida de un hombre
Valía menos de un cuartillo

Fuiste leyenda del llano
Adorno de los caminos
Con temblador en tus caños
Y caimanes en los ríos
Las runflas de tu ganado
Historia de ayer bravío
En el paso de La Manga
se escuchaba hablar de ti
a tus viajeros de fama
que en mi pueblo conocí
Al Caporal Santos Blanco
Luis Rojas y Pedro Solís
Recordando tus montañas
Me lo contaron así

Tus jornadas terminaron
El tiempo acabó contigo
Colas de lujosos carros
Hoy cruzan por tus caminos
Y en la lejana Concordia
Existe el Palo Cercao
Que al llanero le dio sombra
Y al comprador de ganao
Ahora que nadie te nombra
Mi canto no te ha olvidado
Tus viajeros se acabaron
Son pocos los que han quedao
Pantoja y Casimiro
Conocieron tu albedrío
Montaña de San Camilo
Selva del Apure mío

(Con el botón derecho del mouse, "abrir enlace en pestaña nueva")

La segunda canción, denominada Mi Ültima Travesía, interpretada por El Cubiro, es una muestra del humor llanero, mencionando muchos de los animales que habitaron la selva y las supuestas "curas medicinales" que podían lograrse con ellos.

MI ULTIMA TRAVESÍA
Interpreta: Luis Lozada - El Cubiro.

Ah cosa rara yo ví
en mi última travesía
en el monte San Camilo, primo
ví a palma de dos guías
la culebra voladora
la mariposa encendía
perfume de zorro guache, chico
pa la mujer resistía
y rabadilla de iguana
pa la que está entumecía
en donde el mono tití
no carga mucho a su cría
para el hombre sesentón
con la vergüenza caía
consomé de puerco espíno
con 3 gotas de lejía
y el caldo e´chencheno macho
que da la fuerza perdía
manteca de araña mona
para la gente tullía
la sangre del rey zamuro
y que cura la bebía
corazón de gavilán
mejora la puntería
si no me vengo ligero
me pulo en la brujeria
con lo poco que aprendí
ya monté una pulpería
y ya tengo un consultorio
y abierta una enfermería
Mas allá de la frontera
hay cosas que no creía
y me tocó que aprendé, pariente
lo poco que no sabía
la gente de aquí no es mala
sino que nace aprendía
son personas cariñosas
y de una gran simpatía
la mujer es un panal
y con la sangre encendía
son de un querer malicioso
y un mirar de picardía
son fieles en el amor
cuando son correspondías
pa una señora mayor
con poca fuerza en la encía
caldo de sapo amarillo
sangre de rata curía
este verano que viene
voy a echá otra correría
ya tengo el mocho ensillao
y la región escogia
de bastimento me llevo
el puño e bellaquería
que aprendí por la frontera
mi última travesía

(Abrir como pestaña nueva)



Publicar un comentario en la entrada