Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

16 de abril de 2011

El Araguaney, Arbol Nacional del Venezuela

Araguaney, Acapro, Flor Amarilla o Guayacán, Primavera, Puy y muchos otros nombres, giran alrededor de maravillosos árboles de impresionante floración amarilla, tan parecidos entre sí, que todos son llamados araguaneyes.

En pleno verano, desprenden todo su follaje quedando desnudos, y antes de aparecer las lluvias, se llenan de una fugaz floración amarilla en distintas tonalidades, creando un contraste hermosísimo entre los marrones de la sequía y el color intenso de las flores.

Estos árboles, pertenecientes al género Tabebuia, no son fácilmente diferenciables ni siquiera para los estudiosos de la botánica, pues el método tradicional de diferenciación, basado en el estudio de las características morfológicas de las especies, no permitió consenso entre los investigadores, por la inconsistencia en la morfología floral de las mismas, además de la gran cantidad de especies que encierra el género.

A pesar de estos inconvenientes, y a los fines de llevar a cabo trabajos de campo, se han determinado los siguientes nombres técnicos para diferenciar las especies: Araguaney (Tabebuia chrysantha) Acapro (Tabebuia serratifolia), Puy (Tabebuia avellanedae), Primavera (Tabebuia donnell-smithii) y Flor Amarilla o Guayacán (Tabebuia guayacan).

Dado el gran parecido que tienen las especies entre sí, todas son catalogadas informalmente como araguaneyes. Su floración ocurre casi siempre en la misma época, cuando el verano está más acentuado, por lo que la silueta amarillo-oro de sus copas se hace más resaltante contrastando con la mustiedad del paisaje reseco. Tal vez esta característica, donde se resalta la belleza y lo espectacular de su floración y su distribución en casi todo el país, sobre todo en la tierra caliente, fue decisiva para la elección del Araguaney como Árbol Nacional, lo cual ocurrió el 29 de mayo de 1948, por resolución conjunta de los Ministerios de Educación y de Agricultura y Cría.

Si observamos las fotos que se adjuntan, tomadas por el periodista, naturalista, político, Ministro de Agricultura y Cria durante el gobierno de Don Rómulo Gallegos, Ricardo Montilla,  y que fueron publicadas con posterioridad a su muerte en el libro  El Llano, podemos observar que el  bellísimo paisaje que se genera durante la floracion de estos árboles, pareciera pintado en un lienzo. La alfombra de flores amarillas, plasmada en la última foto pareciera una imagen compuesta. Sin embargo, todo es auténtico, es la belleza de Venezuela, aún en la estación mas inclemente, es la representacion de una naturaleza rica y abundante de la cual debemos sentirnos orgullosos y  que a veces no nos detenemos a observar, acostumbrados como estamos a ver sin mirar.

Al nombre Araguaney, Areveney o Arayvaney consideramos que se deriva de vocablos indígenas de raíz Cumanagoto (Caribe). En las crónicas de 1660 se reseñó una aldea en territorio del actual estado Anzoátegui con el nombre de San Miguel de Areveneyenán (lugar de los Arevenei).

Con respecto al término “chrysantha”, proviene de dos términos griegos que se traducen con Flor de Oro.

Le daremos música a esta entrada, con una composición dedicada a nuestro árbol nacional, de la pluma de Joel Hernandez, interpretada por Freddy Salcedo


Araguaney
El esplendor del rubio sol llanero
araguaney se plasma entre tus ramas
cuando en verano tus flores se desgranan
para pintar el rostro de de mi suelo. (Bis)

Mes de marzo de tu lindo contraste,
araguaney con la sabana
mes de marzo cuando yo lo vi, 
araguaney , en su ventana
araguaney el brillo de su pelo
araguaney plumaje de turpiales
color del traje con que mi amor
cubre su bello cuerpo. (Bis)

Me prometió darme su tierno amor
araguaney cuando broten tus flores
por eso espero con vivas emociones
que luzcas pronto tu nueva floración. (Bis)

Mes de marzo de tu lindo contraste
araguaney con la sabana
mes de marzo cuando ella vendrá
araguaney mi dulce amada
araguaney es que te quiero tanto
araguaney como la quiero a ella
porque tú tienes su mismo encanto
de eterna primavera. (Bis)


Publicar un comentario en la entrada