Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

25 de abril de 2011

El Apure de ayer, de Hoy y de Siempre- Julio César Sánchez Olivo

Don Julio César Sanchez Olivo,  llanero amantísimo de su tierra, difusor de su cultura y su folclor, luchador incansable en la siembra de identidad en los corazones de sus paisanos…..

Su reseña biográfica ya fue realizada en este Blog y puede accesarla por este enlace, sin embargo, queremos transcribir parte de una especie de introducción realizada en su publicación denominada BONGOS Y CANOAS - Recuerdos del Viejo Apure, en la cual manifiesta su tristeza al tener que suspender su famoso programa radial dominical, que estuvo en el aire por 12 años:

Inauguré un programa radial en “La Voz de Apure”, aquí en San Fernando, el primero de junio de 1969 y lo mantuve durante doce (12) años y unos meses: hasta el 13 de septiembre de 1981. Mi vista deficiente y la carencia de vehículo para trasladarme a la emisora todos los domingos, me obligaron a suspenderlo: los viajes dominicales a la radio, a pié, eran ya una exposición para un viejo cegato como yo. Me dolió que las circunstancias me obligaran a no continuarlo, pues me constaba que el pueblo, la gente sencilla, el obrero, el campesino y otros sectores, sentían ese programa como algo suyo. Por eso no me preocupaban los gastos que me ocasionaba: la emisora no me cobraba el espacio, pero no tenía patrocinantes, y como era improvisado, yo cubría el costo de las cintas en donde los grababa para conservarlos.

En los primeros años escribía estos programas. La duración era de una hora. Contenían una nota editorial y una serie de informaciones sobre el pasado apureño, algunas tomadas de viejos periódicos y otras, producto de mi personal recuerdo. También hablaba de personalidades relevantes de la región, unas ya desaparecidas y otras vivas, pero unas y otras desconocidas para la mayoría de los habitantes de nuestra tierra. Mi empeño era hacerles saber a los hijos de Apure y a otros que lo ignoraban, que, aparte de los gloriosos hechos de la guerra de la Independencia, teníamos un pasado luminoso en el campo de las letras, que contábamos con intelectuales de valía y que la raza apureña en todos los niveles sociales había demostrado ser de altísima calidad.

Los programas escritos y de una hora de duración fueron por pocos años. Después los reduje a una media hora y los hacía improvisados: yo vaciaba ante el micrófono recuerdos de hechos muy conocidos por mí, como la vida de invierno en bongos y canoas, las faenas de las vaquerías y los quehaceres del hombre en el fondo de la llanura. Los escritos se los obsequié al Lic. Argenis Méndez Echenique, quien se ha dedicado a investigar y escribir la historia regional. Yo conservo solamente las grabaciones.” (…)
He resuelto darles salida a la luz a estos relatos por la vía de las publicaciones del Cronista del Estado, para que lleguen sin costo alguno al pueblo y a los muchachos del pueblo.

San Fernando de Apure: 3 de febrero de 1984

ENTRADAS ANTERIORES RELACIONADAS:  


Publicar un comentario en la entrada