Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

30 de junio de 2011

Noche de Fiero Chubasco por la Enlutada Llanura

Iniciándose  el  Invierno formal, quedando pocos dias del período denominado "Entrada de Aguas", estos versos del Poeta Arvelo, contenidos en Florentino y el Diablo, nos dan idea de una noche de tormenta en el llano.

No lejos asoma el rio
Pecho de sabana sucia
Inmóviles carameras
Pávidos brazos desnudan
Escombro de minas lóbregas
El trueno arrastra y derrumba
Mas allá coros errantes
Ventarrón de negra furia
Y mientras se duerme al son
En las cuerdas vagabundas
El rayo a la palma sola
Le tira señeras puntas

Carameras: grupos de troncos y ramajes amontonados en el cauce de los ríos en aquellos sitios donde la capacidad de transporte del agua disminuye. Los árboles ribereños son arrancados por las crecientes y arrastrados río abajo. Cuando llega el estío estos palos, ya desprovistos del follaje, sobresalen del nivel del agua convirtiéndose en obstáculos para la navegación. No lejos asoma el río…….. inmóviles carameras. Es decir el río deja ver los troncos y ramazones inmóviles y se compara a éstas con brazos abiertos al cielo.
También se llama Carama o caramera al cornamento de los venados cuando es muy grande.
Publicar un comentario en la entrada