Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

22 de julio de 2011

Cupertino Rios Viña, la Leyenda del Arpa




Aún cuando ya elaboramos la reseña biográfica de este gran arpista de Camaguán, queremos compartir parte de un trabajo realizado por un familiar (entendemos que su sobrino), Waldimiro Ríos, denominado HOMENAJE AL PARADIGMA CRIOLLO JOSÉ CUPERTINO RÍOS VIÑAS (1958).
El trabajo se basa en testimonios de gente que lo conoció y en la investigación que hizo su familia, con la finalidad de rescatar  la extensísima obra de este compositor, que ha quedado en su mayoría calificada como "del Folclore Nacional"
El resumen de la reseña biográfica que coloca el autor en el escrito, ya fue colocada en la entrada anterior : LOS HIJOS DE GUARICO:  JOSÉ CUPERTINO RÍOS VIÑA, así que colocaremos unos versos que contienen la vida y obra de este artista, escritos también por Waldimiro Ríos. Son extensos, pero nos sentimos comprometidos de colocarlos completos, pues hay que hacer "honor a quien honor merece"


ODA AL PARADIGMA CRIOLLO
(José Cupertino Ríos Viña)

Un 19 de marzo del año 78
vio la luz por vez primera
el autor de mil joropos
que hoy cantan donde quiera

De Hermenegildo Ríos
y la India Paula Viñas
el autor de cien corríos
nace en hermosa campiña

Y para hacer una historia
con relación a este hombre,
yo respeto su memoria,
el apellido y su nombre.

José Cupertino Ríos
(el músico soberano)
nunca fue tipo sombrío
que se apartó de su llano

Fue nacido en Camaguán
el "Mago compositor"
a quien no supimos dar
sepultura de señor

No fue persona locuaz
pero sí muy entusiasta
y pudo bien conquistar
con las cuerdas de su arpa

No solamente con ellas
registra su historia anales
porque también fué una estrella
hasta en las cuerdas bucales

Le apodaban el Turpial
el Ruiseñor y el Jilguero
por no poderle igualar
en la sala o el "tranquero"

Al año de aprendizaje
con especial Profesor
en su casa ya se sabe
que está demás su instructor

Y por las composiciones
que el niño hacía sin empeño
llegan a las conclusiones
que se trataba de genio

Como es de suponer
de todo músico innato
este hombre pudo ser
el mejor en los contratos

Cuando el alba de su triunfo
no se notaba muy tarde
quiso Dios que de este mundo
le arrebatara a la madre

Así fue como el destino
sin quitarle el patrimonio
hiciera que Cupertino
contrajera matrimonio

Pero no fue en Venezuela
donde casó el grande hombre
sino fuera de su tierra:
en Todo Santos, Colombia

De inmediato se dio cuenta
que había incurrido en error
al observar con vergüenza
que quieren manchar su honor

Y de aquí que con cautela;
y evitando un compromiso
el maestro se revela
contra la que no lo quiso.

Mientras esto sucedía
su casa no sabe nada;
difunto se le creía
y luto se le guardaba

Es por ello que en cuarteto
el maestro al regresar
en uno de tantos versos
se le dejaba escuchar:

"Llegó Cupertino Ríos
el que decían había muerto;
pero no ha querido Dios
que se logren los intentos"

Músico y compositor;
gran conocedor del mundo
amaba con gran amor
a sus mejores alumnos

Pero en su diáfana mente
el arpistay gran cantor
no pensó que entre su gente
existiera el plagiador

sin reflexion en ninguno
cientos de piezas compuso
y que hoy son del alumno
que primero ponga en uso

Mas, algunos de estos tipos
disfrazan lo del autor
Pero aquí les doy el grito:
Eso no es tuyo traidor!!!!

Los óbices marrulleros
con actuación sin malicia
se creen hacer caballeros
con las obras del artista


Y aprovechando que ahora
nuestra música se ha impuesto
quieren quitarle la gloria
al magnífico maestro

Pero con lo que Dios hace
hasta ahora no se ha visto
que su Ley Divina actuase
a favor de los convictos

Pero uno de los Ríos
(un sobrino del autor)
no se atiene al desvarío
para aclarar el error

No con palabras siquiera
desenmascara esas "Obras"
con hechos o como quieran;
mas adelante o ahora

Constancia dejar si quiero
y sin ningún precedente
que aquí jamás me refiero
a quienes sean inocentes

Entre Colombia, El Sombrero;
Camaguán y San Fernando,
siempre fue el único Otero
bien con el arpa o cantando

En Guayana, Calabozo
Palmarito, en los esteros
Que pasajes tan sabrosos
se le oían a este llanero!

Nunca se hacía fastidioso
quien hizo Los Maniritos
por abundarle joropos
como El Pavo... Juan Solito

El Gavilán Colorao,
San Rafael, La Morena,
El Tigre, Nuevo Callao:
Cualquiera nos causa pena

En mil novecientos trece
ni en papel  ni en pergamino
por vez primera aparece
"El Gabán" de Cupertino

Francisco,  El  Hacha,  Los Negros
Rabo e Ýuca, Bucaral
son obras de este llanero
quien nadie pudo igualar


Al Gavilán Aragüeño
compuso con gran delirio;
este pasaje es tan bueno
así como El Pajarillo!

Los Cariños de mi Viuda.
Bella Rosa, los Lamentos
Como Garzas y Lagunas,
él compuso en un momento

El Hereque, El Sindicato,
Los Camburitos, El Cuero;
hacen pasar un buen rato
al estilo de llanero

También El Turpial de Aragua
es obra de este señor
como lo es La Guayaba,
La Catira.... El Cundeamor

La Estrella y El Mata Larga;
así  como el Seis por Ocho
forman también la comparsa
de algunos de sus joropos

También La Unión,  María Laya;
(quien causó gran interés,
pero sabemos que data
de mil novecientos tres)

La Guacharaca , La  Kirpa
forman también el emporio
de su gran obra enteriza
e impecable repertorio

Entre Amigo y no me Toque
(que llaman Después de Pascua)
cuando de oye por la noche
no existe pena en el alma

El Cazador, la Ruleta;
Flor de Bora, El Pabellón;
al oírlos nos inquieta
mas allá del corazón

Pero lo mas delicado
en la historia  de este hombre:
que se hayan registrado
estas obras sin  su nombre

En mi memoria no cabe
cómo es posible que ayer
él compuso Tutankamen
y el mundo no sabe quién

Porque después de este genio
hasta ahora no se ha visto
quien componga un Seis de Enero,
La Yuca o El Aragüito

Por eso usted la encuentra
con los nombres ya cambiados;
pero ya estamos en cuenta
que es un hecho maculado

También el Zumba que Zumba
El Verdún y Los Muñecos
Quizás dentro de su tumba
se encuentren mas satisfechos

Así como El Majadero
Los Jojotos, El Carburo;
y si es El Carpintero...
perdonen, pero lo dudo

Los Yaguazos, Cogollal
El pasaje Flor de Apure
ninguno puede imitar
aunque venga y me lo jure

La Resbalosa, El Guarapo
La Cabulla, Mano Blanca;
estos para interpretarlos
hay que tener mucha calma

Los Merecures, La Perra,
La Paloma,  El  Caricare,
El Corroncho, La Gamberra;
con ellos se pone un baile

Los Celos de Yndalecita,
Lazo Azul y Los Tres Caños;
su música nos incita
a salirnos del engaño

La Picúa, Los Corazones
El Burriao, Pasaje Rojas
entre otros son blasones
del escudo de esta obra

Carmen Adela, Los Patos
Cachinche, la Guacamaya
cuando se bailan los cuatro
el deleite nos desmaya

Por eso el Uno y Catorce
Puerto Páez, y El carnaval
forman prontuario del hombre
que no se debe infamar

Oyendo La Marcelina
El Gallo Negro también
nuestra mente se ilumina
y empezamos a querer


Estos y el Seis Numerado,
La Atravesía, Anda Caramba,
son obras del malogrado
compositor de las pampas

Así como EL Cariaquito
( a quien hizo sin despecho)
compuso Los Camburitos
igual que el Seis por Derecho

Para sacarle los celos
a algunas de sus conquistas
tocaba Los Caramelos
que también son del artista

Discúlpeme algún señor
que se encuentre fastidiado
pero queda del autor
decir "EL Niño Malcriado"

En mis versos mal trazados
algo mas quería agregar
es La Cortá del Guayabo
alegre para bailar

En mi bosquejo no callo
otro que aún no está en uso
es El Veintitres de Mayo
que con  delirio compuso

Aunque ya están saturados,
pesar siento no acabar;
porque aún no he terminado
lo que he dicho es la mitad

Pero sí estoy satisfecho
que el lucro que en él no anidó
porque me baso en el hecho
de los nombres que él usó

Y de aquí este criollismo
en  usar nombres del llano,
quizás sería por civismo
como buen venezolano

Enfermo y algo arruinado
el año cuarenta y cinco
se dirije a San Fernando
en busca de algún amigo

De regreso a su paraje
quizás con tristeza mira
la playa de aquel pasaje
a quien llamó La Catira

Sin recursos y sin real
a El Samán se retiró
que fue donde falleció
Cupertino el inmortal

Termina mi alevosía;
pero no creo sea mucho,
aunque sí la alegoría
a los que se crean  astutos

Waldimiro Ríos
Caracas 7/4/56
Publicar un comentario en la entrada