Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

18 de julio de 2011

El Lenguaje de los Pájaros- El Cristofué

Hemos encontrado una fuente de información maravillosa en un libro intitulado "El Lenguaje de los Pájaros", escrito por Jesús José Loreto Loreto, donde el autor escribe sobre su experiencia en la observación de aves y las supersticiones y creencias que en torno al canto o presencia de algunas de ellas, existen en la mente del llanero u hombre de campo.
Nos ha llamado la atención por su sencillez y autenticidad, además de su valor como vía para acercarnos a la superstición o simple observacion del hombre llanero.

Empezaremos por hablar un poco del Cristofué (Pitangus Sulphuratus), y en la búsqueda de imágenes, hemos dado con una página muy interesante denominada Aves de la Llanura Pampeana, dedicada a cada una de las especies de aves de la pampa Argentina (algunas existen aquí), y colocan imágenes del ave, nido, huevos, pichones, etc, así como videos y audios de su canto. Siguiendo este link (como pestaña nueva) podras conocer un poco del Cristofué:

"El Cristofué es un ave amiga del hombre, parece ser que  busca su compañía.(...) En los hatos de ganado de la Venezuela de otros tiempos se le tenía como ave sagrada; su cantar alegre era el primero que se oía añ descorrerse la penumbra, cuando los "claros del día" o los "lebrunos del alba" apuntaban en el lejano horizonte su brillantez. Al primer canto del Cristofué cesan de cantar las aves nocturnas, es la hora de ponerse en pié el campesino para dar comienzo a su labor de siglos; es la hora de prender la candela para colar el café.
El Llanero tiene la creencia , muy arraigada , de que el Cristofué anuncia la visita de seres humanos  a los aislados hatos. (...) muchas veces me ausentaba de mi vivienda por diferentes trochas y caminos, dejando a una persona encargada de observar el comportamiento de estas aves. (...) Otras veces rumbeaba hacia los bebederos habituales, situados a uno o dos kilómetros, y a campo traviesa, buscaba por la parte mas apropiada caerle al camino real  que me llevaría al lugar de donde había partido. Nunca en esos casos fue oido el canto del Cristofué en los lugares escogidos por él  para emitir su canto de aviso; éstos entre los mas comunes son las puertas de trancas, las varas salientes de la cumbrera del  techo de las casas o la arboleda que circunda las viviendas. Otras veces hacía el mismo desplazamiento, y bajo el follaje de un árbol cualquiera me cambiaba de vestir, y me dirigía por senderos distintos a mi vivienda, dejando ésto un resultado igual, lo que me hizo comprender que estas aves solo anuncian la presencia de personas desconocidas en el medio donde ellas habitan. El Cristofué macho emite una variante en su cantar que ya es característico anuncio de visita. Ese canto parece que lo ejecutara desde lejos  el primero que divisa el visitante, y lo van repitiendo los otros hasta llegar a los que están cercanos a la vivienda, en donde con un claro y fuerte cantar, parece decir "Cristo fué".
"También se dice que es misteriosa, ya que su cantar acusa a Cristo de un delito, mas otros opinan que es sinónimo de grandeza de El, ya que asegura (su onomatopéyica) que fue Cristo ese Dios hecho hombre.

El Cristofué es insectívoro, Atisba desde lejos la pieza por cazar y en segundos vuela y la aprisiona con su pico, para regresar de inmediato al lugar de donde partió. Su plumaje es amarillo suave y castaño oscuro. Se posan en el ramaje mas alto de los árboles, especialmente aquellos que poseen una rama seca apuntando al cielo. Anidan en árboles de mediana altura.

"Busquemos en la realidad venezolana ese venero inagotable de manifestaciones propias de una determinada cultura, donde la fe y el hombre, unidos estrechamente al medio físico en que éste habita, van creando fantasías alrededor de todo aquellos que en una u otra forma han ido afectando conscientemente su manera de pensar, en un mundo donde la soledad, como primer factor, va dando origen a la supersticion que, afianzada por la tradición, hace surgir lo mágico como elemento  cualitativo que el inconsciente atrapa, amplía y proyecta positivamente, valiéndose para ello de factores dicímiles, como éste del cantar de los pájaros, para fijar en ellos símbolos y mitos que se  van pasando de generacion en generacion, y que una ve analizados conscientemente se constituyen en realidades empíricas."   Jesús José Loreto Loreto
Publicar un comentario en la entrada