Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

3 de julio de 2011

Pataruco no se Amuela

Como pataruco se suele identificar al gallo que no ofrece pelea, sino que huye. Generalmente no descienden de gallos peleadores, por lo tanto, no vale la pena amolarle las espuelas, pues no dará pelea. La expresión es equivalente a “gastar pólvora en zamuro”. Es decir, a no invertir esfuerzos en algo que no cumplirá las expectativas.
*****
Publicar un comentario en la entrada