Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

14 de julio de 2011

El Catire Páez y su Llano

Guanare, Estado Portuguesa
José Antonio Páez, héroe indiscutible de nuestra lucha independentista, “El Centauro de Los Llanos” que guió nuestros llaneros ante el poderoso enemigo español, que aplicó las mas sorprendentes estrategias donde se combinaban la astucia, la inteligencia, el valor, y el conocimiento profundo de la tierra llanera y de sus habitantes. Caudillo sin igual, recio, bravío y sobre todo, padre protector de los habitantes de los pueblos llaneros a quienes protegía de la guerra. Llanero auténtico, “de colcha y cobija”, de alpargata y pantalón remangado, de caballo en pelo, de joropo y ternera, de vadeo de río y de torso desnudo ante el sol llanero. En fin, el héroe de carne y hueso, el que compartía la vida de sus soldados y sufría con ellos los mismos rigores de dormir a la intemperie, del hambre, del sol, de la lluvia.

Páez en Calabozo
¿Como ignorar esta realidad y ese pasado? ¿Cómo puede desligarse del corazón del llanero ese hombre que fue uno de ellos, se comportó como tal y logró tan importantes éxitos en pro de la independencia? ¿Cómo olvidar al centauro que los levantó, que los motivó, que los hizo poderosos en todo el país, que  elevó la estirpe del llanero al mas alto sitial de honor, valentía y coraje?

Todos los pueblos y ciudades de la tierra llanera, lo tienen como su libertador. Sin desmerecer el glorioso esfuerzo de Simón Bolívar, José Antonio Páez, es el héroe de los estados llaneros y así se aprecia en todos los rincones, donde sus estatuas e imágenes lo confirman.

Hemos recopilado algunas imágenes de este gran prócer en ciudades llaneras, las cuales ilustran esta entrada.

Colocaremos algunos fragmentos del discurso pronunciado por el poeta Portugueseño Yorman Tovar, en la Plaza Páez de Acarigua, el 13 de junio de 2011, con motivo del 221° aniversario del General José Antonio Páez, y recomendamos ampliamente leer todo el artículo en el enlace que se ofrece, pues el poeta Tovar hace un análisis muy interesante de los caudillos de la época de la independencia, su relación con el pueblo y la poesía escrita al respecto: Páez, símbolo de la poesía épica hispanoamericana. Nota: la última vez que accesé este link, me dió error, sin embargo había copiado antes el texto del discurso, así que si algún lector está interesado en leerlo completo, deje un comentario con su correo electrónico

"Entre todos los héroes de la independencia, es Bolívar, no el más cantado por la poesía popular, pero sí el más mitificado e idolatrado por la historiografía, canal por medio del cual su mítica figura ha llegado al pueblo, hasta el extremo de convertirse en una especie de semidiós o héroe divino, como los de La Ilíada homérica, incluso hasta formar parte de las potencias espirituosas de los altares esotéricos al lado de Guaicaipuro, Negro Felipe y María Lionza. Contrariamente, Pilar Almoina de Carrera sostiene que es la poesía popular -y no el modelo fijado, autorizadamente, por quienes imponen la historia oficial- el verdadero modelo, con libre desarrollo afectivo comunicante, por encima de otros códigos, para comprender e internalizar la imagen de Bolívar".

"Más allá del mito que cubre a los héroes, Páez es una realidad tangible como la de Boves. Muchos historiadores especulan que “Los Bravos de Apure” del “Catire Páez” son herencia o vestigios de “La Legión infernal” del “Catire Boves”. Es probable que muchos milicianos, luego de la muerte del “Taita Boves” se hayan pasado a las fuerzas del “Taita José Antonio”, pero en 1814, cuando muere el asturiano, ya el hijo de Curpa era un empinado Capitán que venía ensanchando su autoridad guerrera, con un ejército de hombres semidesnudos, pero, estratégicamente, organizado. A esto se le suman, fortaleza e inteligencia, que no contrarían el perfil de ningún jefe de figura excepcional. Sin ánimo de menoscabar la grandeza patriótica de Miranda y Bolívar, Páez es el caudillo por excelencia, más laureado y ensalzado por plumas universales, nacionales y regionales. Abundan los panegíricos y los poemas, versificaciones literarias o no, los inmensos caudales de canciones –sobre todo de origen llanero- donde Páez es objeto de admiración infinita por su proeza".
Páez en Acarigua
"Y así como Agamenón, en La Ilíada de Homero, era el jefe de los rubios Aqueos y no pudo brillar más que Aquiles “El de los pies ligeros”, en la narración de la gesta independentista, indudablemente, el Agamenón estratega es Bolívar, pero el Aquiles, quien brilla más es Páez."

Páez en  San Fernando de Apure
"Córdova Pacheco, por su parte, teoriza sobre la centauresca del llanero:
Es el Páez que se pierde en la distancia. El catire inmortal que únicamente obedecía al presagio de sus instintos. El héroe de las batallas más brillantes que recuerde la madre patria. Crecido y victorioso en los pastizales de Mucuritas y Las Queseras del Medio. El que arengaba a los ejércitos con la fuerza de los volcanes. El mismo que tenía el don de la ubicuidad y la velocidad de la luz, el General idolatrado por sus tropas. Han sido siempre nuestros héroes, en especial los llaneros, los protagonistas de tan inmemoriales gestas, y la poesía como documento (real y ficticio) de lo que cuentan la historiografía y la tradición oral, testimonios transmutados a la versificación llanera, compilados en cancioneros populares, coplas y corridos anónimos, y en la virtuosidad del joropo, del golpe, del pasaje y del poema recitado, así como de la copla que nace espontánea y repentina en los talentosos contrapunteos de nuestros payadores autóctonos"

CATORCE CARGAS POR LA LIBERTAD
Eduardo Hernández Guevara

En la brisa que tremola
los morichales de Arauca
en la copla que se enreda
entre las cuerdas del arpa
y en la conciencia de un pueblo
que sufre pero no cambia
se oye la voz del Catire
como la voz de la raza
que grita en suelo apureño
por los caminos del alma
Si otros tiranos quisieran
profanarnos esta patria
será toda Venezuela
un inmenso Vuelvan Caras
y al tropel de mil centauros
gritaremos ¡A la carga!


El Centauro de Los Llanos

Y para cerrar con broche de oro este pequeño homenaje a nuestro Catire Páez, colocamos en audio del Corrío del General Páez, interpretado por José Romero Bello y el Carrao de Palmarito, dónde se recorre toda la vida del Prócer Llanero:
Publicar un comentario en la entrada