Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

15 de julio de 2011

Y las garzas desgajan sus plumajes
En las turbias aguas del estero
Sabrosos maniritos maduraron
Y cachapas comen los vegueros

Empiezan las garzas a hacer su nido
El aruco anida en los tapones
El chirulí en los platanicales
Y la montañera saca sus pichones

El cachicamo esta parido en nido,
El garzón recoge el nido abandonado
El parpasén anida en los pajonales
De los esteros altos anegados

Hay tristeza en la llanura incierta
Pues no se oye el cabildeo del ganado
Los burros no rebuznan en julio
Ni se oye el balido del venado

Jorge plaz
Almanaque Llanero

Publicar un comentario en la entrada