Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

27 de julio de 2011

Cantos de Trabajo del Pueblo Venezolano: Canto de Ordeño- Ordeño a Dúo

Ya hemos tocado este tema en repetidas oportunidades, refiriendo la importancia del canto durante el proceso de ordeño. A continuación algunas   de las entradas relacionadas con el tema:

ENTRADAS RELACIONADAS (ABRIR COMO PESTAÑA NUEVA CON EL BOTON DERECHO DEL MOUSE)


Se dice que la costumbre de cantar durante el ordeño, es propiamente llanera. La magia del proceso está en ese conocimiento y sentimiento que se crea entre el hombre y el animal. El hecho que la vaca aprenda incluso  su turno para ser ordeñada, es muestra de mansedumbre y camaradería hombre-animal.

Los cantos de ordeño contribuyen a amansar y tranquilizar los animales. Para mas detalles sobre el ordeño, visitar las entradas relacionadas con las queseras, cuyos enlaces se colocan al final de esta pagina.

En la copla que se canta, va casi siempre el nombre de la vaca, como parte de la estructura de los versos o como aditamento final que el hombre repite dos o tres veces para asegurarse que se acerque la vaca de ese nombre y que el becerrero aproxime el respectivo becerro

Podemos colocar muchos audios de tonadas de ordeño, entre los que se encuentran principalmente los de Tio Simón, sin embargo, nos hemos decidido por usar las siguientes coplas, pues en nuestra búsqueda de las costumbres antiguas, hemos encontrado dos curiosas variedades de cantos de ordeño a dúo, escritas por el poeta Germán Fleitas Beroes, cuyo trabajo se ha convertido en fuente fundamental de este Blog. Nos cuenta el poeta, que esos cantos de ordeño los escuchó en su infancia al ordeñar las vacas de patio.

El primero es una suerte  de palabras  que forman una adivinanza cuyo resultado es el nombre de la vaca a ordeñar, lo hacían por tanto el ordeñador y el becerrero.

Canto de Ordeño donde intervienen el ordeñador y el  becerrero

ORDEÑADOR
Soy la que limpia el camino
En la tarde veranera
No me digas remolino
Llámame de otra manera

Esa luna si es ingrata
Le vendí el mejor lucero
Y se fue para el estero
Con la cabuya en la pata

Tiene las patas manchadas
Tiene la cara frontina
Cinco letras del clavel
Y cuatro de la gallina

Hay una cosa que falta
Que no la puse en la lista
Anteojos para leer
Porque quisiera tener

¿Cuál es la noche del año
En que la virgen, serena,
Cubre con su manto el niño
Y lo besa con cariño





BECERRERO



¡Tolvanera, Tolvanera, Tolvanera!



¡Cabuyera, Cabuyera, Cabuyera!




 ¡Clavellina, Clavellina, Clavellina!




¡Buena Vista, Buena Vista!




¡Noche Buena, Noche Buena!
   


Publicar un comentario en la entrada