Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

31 de marzo de 2016

La Llaneraza Antonia Volcán estaría cumpliendo 94 años

A Antonia Volcán se le recuerda como una mujer recia,  coplera, defensora  cabal de la música llanera y amiga personal de  todos los artistas criollos famosos o no durante la época que le tocó vivir. Su famoso y legendario bar Capanaparo, se convirtió en  un punto de referencia y  reunión para poetas, cantantes, copleros y cultores del género llanero.  Los más resaltantes artistas del medio llanero, compartían en ese lugar su tiempo y habilidades por el puro placer del disfrute conjunto  deleitandose no solamente con la hospitalidad de Doña Antonia y sus hijos, sino con escucharla cantar o tocar las maracas como nadie.

Cuenta el abuelo que ella tenía permanentemente dispuestos en un área del negocio, los instrumentos llaneros: el arpa “templaita” , cuatro y maracas listos para ser utilizados por cualquiera que se inspirase. 
Conto su hija Betzaida en una entrevista publicada anteriormente y cuyo enlace colocamos mas abajo:
 .."   En 1961 abrió el Bar Capanaparo donde se vendía cerveza, comida, había arpa, cuatro y maracas; mi mamá contaba que ella allá en su caserío contrapunteaba en las fiestas, cantaba, tocaba maracas, cuatro y bailaba”(……..) “ estas eran casas con solares divididos por alambres nada más, aquí atrás vivía el Carrao de Palmarito y mi mamá cuando estaba lavando y maceteando la ropa, siempre cantaba y ahí empezaba a contrapunteá con el carrao por el alambre hasta que él se decidía, subía la cuerda y se pasaba pal´bar.”

Cuando el Bar Capanaparo era el Capanaparo, aquí en esta media pared se sentaban todos los arpistas y el arpa la recorría toda porque se la iban turnando. Eso era demasiado músico. Aquí llegaban todos; si alguien necesitaba un conjunto o un músico, venían y le decían a mi mamá y ella decía aquel no puede porque está trabajando y le decía a otro, eran los tiempos cuando no habían mezquindades.”

Aquí venían cantadores, músicos y compositores como Angel Custodio Loyola, José Romero Bello, el Cubiro, Ramón Montilla, Reynaldo Armas, Victor “Gavilán”Brizuela, el viejo Roldán que fue quien le abrió las puertas a mi mamá en Discomoda pa´grabar, el guate Pedro Sulbarán, arpista, Pollino Sute que se llamaba José o Juan Farfán buen maraquero; Marcelo Quinto, Juan Berríos, cuatrista; Anselmo López, Delcidio Mujica, Bandolista; Alexis Corona, el Indio Figueredo, Pedro Emilio Sanchez, Eladio Tarife, Omar Moreno, Jesús Moreno, Francisco Montoya, el Pollo de Orichuna, Andrés Mercado, “El Picure” Ernesto Salazar, bailador que era parejo de mi mamá. Esos pasaban días y días aquí, era tanto que ella tenía el cuarto de los hombres y eso eran hamacas por todas partes, en la mañana se paraba a hacerle comida a ese gentío. Mire, este era un sitio donde llegaba gente a toda hora, entonces mi mamá sacó doce copias de las llaves y se las dio pa´que entraran ellos mismos y la dejaran dormí, recuerdo que les decía: - Ustedes no tienen mujer aquí pa´ que me estén llamando, tomen la llave".
Hoy recordamos a doña Antonia,  como recordamos a todos los pioneros de nuestra cultura. Ella no tuvo muchas grabaciones, creo que su mayor aporte fue acoger en el seno de su Capanaparo, a todos los venezolanos que siendo artistas o no, se interesaban en nuestra música, proporcionando así un espacio de amistad, inspiración, parranda y esencia llanera.

Colocamos un playlist de algunas de sus canciones


ENTRADAS RELACIONADAS: DOÑA ANTONIA VOLCAN; PALABRAS PARA ANTONIA VOLCAN
Publicar un comentario en la entrada