Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

18 de febrero de 2012

La Naturaleza en Febrero

Imagen Yuni Bautista
Febrero, mes caliente, donde se celebran los carnavales en muchos lugares del mundo. En Venezuela, el movimiento de la gente entre los estados es notable, todos buscando las primeras vacaciones del año.
 En el Llano, pueden apreciarse la fuerza del verano, el verde empieza a escasear o simplemente ha desaparecido de muchos paisajes. La sequía propicia los incendios naturales, aunque muchas veces son provocados por descuido del que pasa. Ya casi no quedan vestigios del  agua que se había extendido por la sabana, las pequeñas lagunas se han ido convirtiendo en charcos, donde queda fauna atrapada.

La Guía Ecoturística Miro Popic nos pinta este paisaje:

"Durante febrero comienzan a hacerse más notable los movimientos locales de la fauna además de las acumulaciones de aves zancudas para ubicar aquellos recursos que componen su dieta. Por otro lado, en muchas zonas montanas altas el clima sigue siendo relativamente húmedo, dado el ascenso y condensación de las masas de aire que levantan desde las tierras bajas y favorecen la formación de las bandadas mixtas de aves para ubicar los recursos alimenticios.
Con respecto al Llano y la cuenca del río Orinoco, la reducción del nivel de los cuerpos de agua deja al descubierto grandes playas que permiten a las tortugas del género Podocnemis usarlas como sitio de desove. Por otro lado, muchos reptiles comienzan a marcar y defender el territorio, producto de la proximidad del período de apareamiento.


En el  Llano, cada atardecer grandes bandadas de Golondrina de Horquilla se desplazan sobre los cuerpos de agua cazando insectos. Estos grupos pueden llegar a formas cientos de individuos en pocos metros cuadrados, mientras que en otro orden de ideas miles de Corocoro Castaño despegan desde su dormidero en dirección a la sabana anegadiza para dispersarse en las lagunas someras.



El Pato Carretero y el Alcaravancito se desplazan con sus pichones a lo largo de la orilla de canales y ríos de sabana. En los primeros, los pichones ya han mudado el plumaje, mientras que en los segundos, todavía mantienen el plumaje de inmaduro.




Miles de Patos Silbadores se concentran junto con cientos de individuos del Barraquete Aliazul en los cuerpos de agua. Estos últimos son migratorios del norte de América y tienen un aleteo más rápido que los primeros.

Comienza el período de nidación del Caricare Encrestado, el cual durante el siguiente bimestre puede ser observado alimentando a su cría a lo largo de la sabana.

Se concentra la fauna sedienta en los escasos cuerpos de agua. Esta es la época que las aves de presa escogen para hacer sus nidos y criar sus polluelos, cuando la mortandad de peces, aves y pequeños mamíferos que provoca la sequía, ofrece presas fáciles para padres y pichones.

panoramio
Loros y guacamayas comienzan la búsqueda de un sitio donde hacer su nido, generalmente un hueco en un árbol. Muchas parejas se quedan sin pichones por no haber conseguido donde nidificar.

El Galápago Llanero cava sus hoyos en los bajíos para desovar.

Con movimientos ascendentes y rígidos de cabeza y cola, las Babas anuncian que buscan pareja.


Florea la Cañafístola Llanera
Las Anacondas se mueven de pozo en pozo escapando de la sequía.

El Roble, imponente con su bella silueta y madera rojiza, florea en este mes. Y debe ser muy tímido porque su floración dura un momento, de diez a quince días."

Ya por las carreteras podemos apreciar los primeros bucares y araguaneyes vestidos de color, siempre destacándose entre la vegetacion reseca y tostada.

A continuación algunos fragmentos tomados del blog Historiografias, donde se hace una recopilación de escritos sobre el verano llanero y costumbres del mes en curso:


"Hay parición de las iguanas. J F Martínez comenta cómo en "

"Es la chiguarada o matanza, previa a la Semana Santa: llaneros a caballos los réunen en manadas y matan a machetes (Ramo y Ayarzaguena, 1983:45). Dícese que, también, para garantizar el poco pasto existente para las reses.Tiempo del mas intenso celo del venao caramerudo (Ramo y Ayarzaguena, 1983: 45)"  Desconozco si aún en estos tiempos, se efectúa esta cruel práctica, más aún cuando hoy dia existen criaderos formales de Chugüires, los cuales son muy solicitados, al igual que la cola de Baba,  en los dias de semana Santa. Estas carnes, por tanto, se preparan previamente salándolas y secándolas, que es la mejor forma de obtener el Piscillo.

"Cabrera Malo describe una noche de luna veranera (1989): “tan clara, tan blanca que mis caballos al bracear en los hondos morichales dormidos parecían nadar más bien en un pozo de luz salpicante y tan clara y tan blanca que, al filtrarse a chorreras por entre las hojas de los palmares caía, caía sobre mí, como hubiera podido caer una lluvia sin ruido, una lluvia de primavera, lenta, dulce, blanca

"Por febrero es la moledera. La caña dulce, sembrada en lo alto, está a punto de papelón y hay alborozo en los trapiches, olor rancio de los bagazos, fuego ardiente bajo los calderos, guarapo e caña, melcoche, mono, papelón, y cantos de molienda, si es que aún se hace la molienda como antes: El Socorro, San Juan de Payara, quien sabe."

"Hay cosecha de frijol (galleta, negro, colorao, verde, caresanto (blanco con el piquito)"
Publicar un comentario en la entrada