Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de febrero de 2012

Los Hijos de Barinas: Orlando Araujo

Escritor, economista, poeta, profesor universitario, periodista y guionista de cine y televisión. Fueron sus padres Sebastián Araujo y Edén Chiangarotti. Cursó la primaria en Calderas, Boconó y Barinitas, mientras que la secundaria la realizó en los liceos Simón Bolívar de San Cristóbal y Andrés Bello de Caracas y, entre 1949 y 1953, estudió y se graduó simultáneamente en las escuelas de Economía y Letras de la Universidad Central de Venezuela. Durante el bienio 1955-1957 hizo un postgrado de economía en la Universidad de Columbia, en Nueva York. En 1958, se incorporó a la docencia en las facultades de Economía y Humanidades de la Universidad Central de Venezuela y en 1969 asumió la dirección de la Escuela de Letras de dicha institución. Antes de esto había trabajado en el Instituto Venezolano de Petroquímica y durante largos años fue asesor de la Asociación Pro-Venezuela. En la década de 1960 fue un activo militante de la izquierda y figuró entre los redactores de El Venezolano y otras publicaciones afines, por lo cual sufrió persecuciones por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.
La bibliografía de Orlando Araujo consta de 30 títulos. La variedad extensión y calidad de su obra le confiere rango de polígrafo. Entre sus ensayos cabe destacar Lengua y creación en la obra de Rómulo Gallegos (1955, 1977 y 1984) publicado en el apogeo de la dictadura perezjimenista y el cual fue considerado por el propio Gallegos como el mejor trabajo escrito sobre su obra. Dirigió la revista Mes Económico durante los años 1960-1964. En 1966 la Universidad del Zulia premió su ensayo La palabra estéril y en 1968 obtuvo el primer premio del concurso de cuentos de El Nacional con "Un muerto que no era el suyo". También se hizo merecedor del ensayo del mismo diario por "Antonio Arráiz", elaborado en colaboración con Oscar Zambrano Urdaneta. En 1972 ganó el Premio Municipal de Prosa por Narrativa venezolana contemporánea. En 1975 ganó el Premio Nacional de Literatura por Contrapunteo de la vida y de la muerte: ensayo sobre la poesía de Alberto Arvelo Torrealba (1974). En 1968 publicó Venezuela Violenta; en 1969, Operación Puerto Rico sobre Venezuela y en 1970, Compañero de Viaje. También produjo literatura infantil con libros como Los viajes de Miguel Vicente Pata Caliente (1977). Los titulados Glosas del Piedemonte (1980) y Elia en Azul (1988) son testimonios de su poesía. Fue un miembro conspicuo de la peña República del Este y a ella dedicó sus Crónicas de Caña y Muerte (1982). En 1992, Earle Herrera publicó un libro sobre su obra literaria y poética titulado La neblina y el Verbo: Orlando Araujo uno y múltiple. (Orlando Araujo. es.wikipedia.or/wiki).
La Asamblea Nacional y la Universidad de Carabobo en el homenaje que rindieron al Escritor, señalan que también fue Profesor Titular de la Universidad de Carabobo y que su obra se extiende a más de 30 títulos, en las que destacó como ensayista (www.tiempo.uc.edu.ve/tu517/paginas/12.htm).
La Profesora Yraida Flores de la Universidad del Zulia, en su trabajo sobre el proyecto literario de Orlando Araujo realiza un acercamiento a la narrativa del escritor barinés. Este estudio realizado a los ensayos de crítica literaria y a su corpus ficcional constituyó la orientación metodológica para describir los principales aspectos temáticos que caracterizan sus obras. En ellas el lugar de refugio, la nostalgia, la muerte, la soledad, los viajes y la violencia son los aspectos recurrentes que están presentes en su ejercicio escritural, el cual permite revelar a un hombre comprometido con la realidad de sus tiempos y con los mundos posibles que recrea (YRAYDA FLORES - el proyecto literario servidor-opsu.tach.ula.ve/7jornadas_i_h/.../JIHE-2011-PN94.pdf).

TESTAMENTO POÉTICO DE ORLANDO ARAUJO

II
Regalo mis árboles al viento
dejo mi corazón a los amigos
dejo al mordisco de mis enemigos
la dura carne de mi pensamiento
Regalo el Sol a un niño. El movimiento
de mis aguas lo doy como testigo
del páramo de ríos de mi abrigo,
el abrigo de dios de mi tormento
No regalo mis vinos, me los llevo
para beber con santos y con diablos
en cielos y en infiernos donde bebo
con mi padre, compañero de mis viajes,
me llevo en mis amores los establos
los caballos, el galope, los celajes
de las crines lloviendo en la montura
bajo la lluvia de todos los caminos,
regalo el arcoíris de mis vinos
al llanto lejos que mi amor procura
Dejo en mis alforjas la locura
cabalgando entre páramos y pinos
Dejo a mis hijos mi cabalgadura
para que vayan enlazando sus destinos

No tengo más que dar ni que pedir
me queda el latifundio de la muerte
y tengo por pasado el porvenir
Ahora recuerdo, por gracia de mi herida
que tengo a Venezuela por mi suerte,
espiga de amor, trigo de mi vida
Puedo entonces donar al mundo entero,
la libertad, mi rojo patrimonio,
la vestidura de mi audaz demonio
la espada de Bolívar en enero
Puedo calmar los ojos de mi insomnio
sobre la tierra donde ausente muero
regando las flores que más quiero
con el llanto de amor de mi demonio
Demonio de mi tierra, ávida guerra
de llevar libertad por todo el mundo,
flor de amor, de Bolívar, de mi tierra
Dejo la herencia que me dio la gloria
sin saberla cabalgar en lo profundo
a quienes hoy, muriendo, hacen la historia.

VII
Mi testamento es un bien sin herederos
viajo con mi palabra y con mi vino
y llevo en mi bordón de peregrino
la memoria de todos mis senderos.
No sé de mis derechos. Mis lejanos fueros
me dieron propiedad de mi destino
regalo en propiedad este camino
a quienes sean, por amor mis herederos.
Regalo el viento al ave que no cesa
entrego el mar al árbol marinero
y la montaña doy al nieto que comienza.
Al hijo ya le di su fortaleza
a mis amigos les doy el mundo entero
pero me voy de amor con la belleza

Diario de los Andes - Testamento poético de Orlando Araujo
diariodelosandes.com/content/view/58593/

Calderas es un pueblo ubicado en el espacio andino del estado Barinas, a unos 800 msnm. Su nombre parece derivarse de la conformación topográfica de su entorno que simula a las Calderas, es decir a las grandes depresiones originadas por fuertes erupciones volcánicas, un hecho desconocido en Venezuela, donde no existen volcanes, pero entonces ignorado por los conquistadores. Fue fundada aproximadamente en el año de 1628, aunque su desarrollo firme se inicia después de finalizada la Guerra de los Cinco Años o Guerra Federal. Es un pueblo de perfil andino, manifiesto en su modelo arquitectural que encierra casas con paredes de tapia, grandes ventanas de doble hoja y tejados de cuatro aguas, así como sus calles en pendiente, revestidas de piedras. En Calderas se conjugan las culturas andina y llanera, gracias a la posición geográfica del pueblo, que hacia el naciente vislumbra el horizonte de la planicie llanera y, hacia el poniente, a los escarpes de la montaña andina. Allí se confunden la melodía de los violines con los pujíos de la bandola nutreña. Fue en este pueblo, definido por el poeta barinés Eduardo Alí Rangel como Soñador de cumbres frente a la luz llanera, donde nació Egisto Delgado, ganador del concurso abierto por el Maestro trujillano Laudelino Mejías para asignar la letra a su vals Conticinio. Pero tal vez la personalidad de mayor proyección nacida en Calderas fue el escritor, economista, periodista, poeta, profesor universitario y guionista de cine y televisión, Orlando Araujo. Consultas en: Infopedia Barinas - Municipio Bolívar Historia - Portal del estado ...www.barinas.net.ve › Inicio Infopedia › Municipio Bolívar
Publicar un comentario en la entrada