Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

17 de febrero de 2012

Florentino y el Diablo, 3ra Versión: Coplero que Canta y Toca : Canta cuando le conviene (11)

COPLERO QUE CANTA Y TOCA

EL DIABLO 
No importa si lo patea
 una cosa piensa el burro
 y otra el que no se le apea 
¡Ay!, catire Florentino
 escuche a quien lo previene: 
 déle tregua a la porfía 
pa'que tome y se serene
 para que el ron le dé alivio
y el dolor no lo envenene
cuando el lóbrego eslabón
de la sombra lo encadene

FLORENTINO
De la sombra lo encadene
Por mi suerte no se apure
ni por mis males se apene,
porque yo nunca he metido
mi cuchara en sus sartenes.
Aunque de veras le guste
la caña con kerosene,
y el mato de agua lo guise
y la iguana la rellene,
no me importa lo que tome,
señor, ni con lo que cene.
Me es igual si se me calla
o la inspiración le viene

EL DIABLO
O la inspiración le viene
la inspiración se marchita
en quien humor le reviene.
Discurso fino en lisonja
asegura parabienes.
Arte sin pueblo se esfuma
como el humo de los trenes
sólo con huella en lo que arde
levanta polvo en las sienes,
como ala de remolino
torcida en los terraplenes.

FLORENTINO
Torcida en los terraplenes,
orillas del verde Arauca
llamarada se detiene
y espantados de lejura
relinchan los palafrenes.
Burro  no toca la flauta
ni que la flauta le suene
A mí nunca me atajaron
en resguardos ni retenes
Mostrencos como orejanos
yo los distingo entre cienes,
el que lleva contrabando
no pisa mis almacenes

EL DIABLO
No pisa mis almacenes
En comercio no se sabe
quien les da lección a quienes:
si el que registra escritura
donde traspasa sus bienes,
o quien queda propietario,
amo de lo que no tiene.
Ni chanzas dicen amores,
ni seriedad son desdenes.
Veremos si no le falla
la voz cuando se condene.

FLORENTINO
La voz cuando se condene
Mientras el cuatro me afine
y la maraca resuene
no hay espuela que me apure
ni bozal que me sofrene,
ni quien me obligue a beber
en tapara que otro llene.
Ni me haga arrollar las mangas
habiendo tantos jejenes
Coplero que canta y toca
 justa ventaja retiene:
toca cuando le da gana,
canta cuando le conviene.
Iguana
Mato de Agua
ENTRADAS RELACIONADAS ( ABRIR COMO PESTAÑA NUEVA)



Publicar un comentario en la entrada