Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de febrero de 2012

Florentino y el Diablo, 3ra Versión: Santa Inés, "Súbito, un hombre en la puerta" (6)


Súbito, un hombre en la puerta
indio de grave postura,
ojos negros, pelo negro,
frente de cálida arruga,
pelo de guama luciente
que con el candil relumbra,
Faja de hebilla lustrosa
Con letras que se entrecruzan,
Mano de sobrio tatuaje,
Lunar de sangre en la nuca.
Un golpe de viento guapo
le pone a volar la blusa,
y se le ve jeme y medio
de puñal en la cintura.
Entra callado y se apuesta
para el lado de la música.
Dos dientes de oro
Le aclaran la sonrisa taciturna

“Oiga vale, ese es el Diablo”
La voz por la sala cruza.

Fíjese cómo llegó,
Sin cobija y sin montura,
planchada y seca la ropa,
con tanto barrial y lluvia
Alpargatas nuevecitas,
Relucientes de negrura.

“Dicen que pasó temprano,
como quien viene de Nutrias,
con un oscuro bonguero
por el paso de Las Brujas”.

Florentino está silbando
sones de añeja bravura
y su diestra echa a volar
ansias que pisa la zurda,
sol menor de soledades
Que los dedos desmenuzan,
Cuando el indio pico de oro
con su canto lo saluda.
ENTRADAS RELACIONADAS ( ABRIR COMO PESTAÑA NUEVA)



Publicar un comentario en la entrada