Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

7 de febrero de 2012

Florentino y el Diablo, 3ra Versión: Ecos Lejanos Repiten: Donde Manda Capitán (18)


EL DIABLO
Yo se lo puedo cambiar
Los graves y los agudos
a mí lo mismo me dan:
lo mismo son en tiniebla,
muchedumbre y soledad
A quien dejó lo infalible
Soñando luz del quizá,
A quien la paz sin la gloria
Cambió por gloria sin paz,
¿Qué mucho es rimar querella
Con el nunca o el jamás?

FLORENTINO
Con el nunca o el jamás
Su aguijón no me zahiere
Ni me emponzoña su mal,
Ni en escombros de despecho
Me arredra su adversidá
Porque este pasaje suyo
Es como el del gavilán
Que aguaitando la perdiz
Se topó el águila real,
Y en el pleito que tuvieron
El águila pudo más
Con el pico que le puso
El que le dió majestá
Y las alas invencibles
De quien la enseñó a volar

EL DIABLO
De quién la enseñó a volar
¡Ay ¡ catire Florentino
Cantor de pecho cabal
¡qué tenebroso el camino
Que nunca desandará!
Por negra orilla del mundo
Donde ni suspiros hay,
Ni vuela la corocora
Ni susurra la torcaz.
Sin alero, ni rescoldo,
Sin luna, ni morichal,
Sin alante, sin arriba
Sin orilla y sin atrás
Donde olvida patria y nombre
El que ya no puede hablar

FLORENTINO
El que ya no puede hablar
A nadie le ando escondiendo
Mi estatuto personal
Mis bienes son lo que doy
Y mi nombre el que me dan
Domiciliado en mi huella,
Soltero y mayor de edá
Cuatro alambradas de cielo
Alinderan mi heredad
Y une la manga del viento
Al Oriente con mi alar.
Mi cruz son el horizonte
Y el rumbo de mi alazán
Mis expedientes las nubes,
Mi archivo la inmensidad;
Mi renta silbo y tonada,
Caminos mi capital
Pagué los que anduve y debo
Los que quedan por andar.
EL DIABLO
Los que quedan por andar
Te toca trocharlos hoy
Con mi rejo en el bozal
Por la ley que dio a la arena
El rumbo del huracán
¡Ay! Catire Florentino
Trovero del chaparral
¿Qué vale no querer irse
En voz de quien ya se va?
¿Qué delito hay en la espina
Si uno se quiso espinar?
¿Qué son en la nada lóbrega
Verso y música fugaz
Sino esperanzas que solas
Se desesperanzarán?
¿Qué son flechas del amor
En la irredenta ansiedad,
Sino burlescas y tristes
Carcajadas del carcaj?
Ya no valen su baquía
Su fe ni su facultá
Catire quita pesares,
Arrendajo y turupial
Tahures en mi tapete
Tiran sena y ¡siempre el as!
Rebeldes hacia mi sombra
No quieren y ¡siempre van!

FLORENTINO
No quieren y siempre van
De andar solo esa vereda
Los pies se le han de secar
Y se le hará mas profunda
La mala arruga en la faz
Porque mientras llano y cielo
Me den de luz su caudal
Mientras la voz se me escuche
Por sobre la tempestá
Yo soy quien marco mi rumbo
Con el timón del cantar
Y si al dicho pido ayuda
Aplíquese esta verdá
Que no manda marinero
Donde manda capitán.



Mi cruz son el horizonte y el rumbo de mi alazán



ENTRADAS RELACIONADAS ( ABRIR COMO PESTAÑA NUEVA)


Publicar un comentario en la entrada