Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

3 de marzo de 2012

El Ordeño en El Diario de un Llanero (1/2)

Diario de un Llanero..... creo que el nombre de esta obra no pudo ser mas acertado y ajustado a su contenido.  Dentro de su inmensa sencillez, es un caudal de información sobre el día a día de un llanero, sobre su cotidianidad. En él, Antonio José Torrealba, con una iniciativa digna de imitar, contó al detalle todas las actividades relacionadas con el llano, a través de la propia vivencia reflejada en su personaje Agamenón, tambien apodado "El Sute", hombre joven poseedor de todas las destrezas del buen llanero de la época.

Imagen: Vivencias Llaneras del Abuelo
El ordeño es una actividad muy natural en todo el mundo, pero como todo, tiene su técnica y los que como yo, crecimos lejos de esas actividades, cuando hemos intentado hacer algo "tan sencillo" como ordeñar, hemos visto al fondo del tobo, tan solo unas gotas de leche. Agamenón, nos da una clase de cómo hacer esta tarea:

"-Ponte a ordeñar y verás que con el calor de la vaca el frio desaparece.
-¿Tú piensas que en casa del señor Escalona en San Fernando, ponían a los discípulos a ordeñar?, yo de esto no conozco un pingo.
-Entonces, póngase a aprender porque de lo contrario no beberá leche en otra parte que no sea su casa, donde tiene a quien mandar; porque se ha hecho ley, casi prohibido, darle leche sacada a un hombre, por eso cuando uno llega a una quesera que el quesero le pregunta "¿Quiere beber leche?, si  quiere, para echarle una vaca". No te dicen para darte leche sacada; así es, querido primo, que manos a la obra.
-Mira Agamenón, yo me he puesto a ordeñar, pero cuando aprieto la teta la leche corre es para arriba en vez de salir por el pico de la teta, huye para arriba.
-Entonces, vamos para enseñarte a ordeñar, para el efecto, voy a echar a Mujerona que tiene el ordeño blandito y muy fácil de aprender.
Agamenón se puso a llamar a Mujerona diciendo:
Las mujeres son la causa
de que mande Francisquito
porque están de cual primera
usando el traje bonito.

Cuando las mujeres quieren
jugarse con su marido
luego le salen diciendo
tengo a fulano aburrido

La mujer que anda buscando
el hombre por la moneda
el tiempo le va pasando
y escogiendo se queda


El becerro salió a los tres versos, no estaba muy adiestrado. Agamenón le dijo:
-Enreje el animalito que ya tiene el apoyo necesario.
Juancho enrejó el becerro, luego Agamenón se puso y le lavó las tetas a la vaca con leche de ella misma y se las secó con las cerdas de la cola, luego le preguntó a Juancho:
-Tú sabes poner una vaca?
-Te he dicho que yo de ésto no conozco un pingo
-Entonces pon cuidado lo que yo voy a hacer para que entonces lo hagas.
Agamenón le puso la cabeza en el ijar, con la mano izquierda le agarró el jarrete de la pata izquierda, haciéndole fuerza en la pata derecha para que quede hacia atrás y la izquierda hacia adelante, quedando los pezones descubiertos.
-Vente Juancho, que ya está listo

Juancho se arrimó con el tenedor y la camaza y se puso a ordeñar, pero salió como él decía, que la leche en vez de salir por el pico de la teta, huye para arriba. Agamenón se arrimó por un lado y le dijo:

-Pon cuidado, hay varios modos de ordeñar, cuando la vaca es teta chiquita, se ordeña tallada, pero hay una circunstancia, que cuando de ordeña tallada afloja todo el apoyo y si se ordeñan las cuatro tetas el que pierde es el becerro porque no le queda leche, por eso es que es conveniente dejarle una teta sin despuntar al becerro y eso cambiándosela, un día se le deja una y al otro día se le deja otra hasta repasar las cuatro, porque si se le da una todos los días se manca. El otro modo de ordeñar es metiendo el dedo pulgar por el centro de la mano para apretar más duro la teta, pero también es dañino porque a la larga se le manca el dedo al ordeñador, el que debe usarse es éste, pon cuidado.

Agamenón agarró el pezón de la vaca y le dijo:
-Fíjate en el movimiento de los dedos, cuando el dedo índice que es el que llama la leche, en lo que la leche baja, los otros tres dedos la aprietan para sacarla para afuera, esto es un movimiento rápido; cuando esta mano afloja, ya la izquierda está trabajando con el mismo movimiento simultáneo de la otra; debes cortarte las uñas con frecuencia porque si le pellizcas la teta a la vaca, te desaparece de una patada. Debo ponerte en cuenta que hasta que no aprendas a ordeñar bien, no le sale la espuma en la camaza, lo que vas a sacar es un guarapo de leche sucia con toda la lavadura de las manos, esa leche sirve para cerditos lechones”
-¿Entonces es veneno la primera leche que uno ....?
-Si fuera veneno, no te diría que sirve para los cochinos, ¡que pendejada!. Lo que pasa es que la humanidad entera tiene mas mañas que los burros de Palacio y si esa leche la ponemos en el bote, enseguida cunde la noticia de que el queso sale puerco y la venta se hace difícil."

ENTRADAS RELACIONADAS
EL ORDEÑO EN EL DIARIO DE UN LLANERO  (1/2)
Publicar un comentario en la entrada