Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

18 de junio de 2013

Haciendo Campechanas

Las campechanas además de ser útiles para el descanso, son utilizadas frecuentemente en sitios turísticos como objeto decorativo. 

La materia prima para su elaboración es la piel del ganado vacuno o cuero, la cual se extiende y cuelga sobre una vara previamente para su limpieza. El cuero se baja de la vara y se coloca en un recipiente, agregándole cierta cantidad de sal, se deja veinticuatro horas para que ésta pueda penetrar e impedir el mal olor. 

Se desprenden los residuos de carne y grasa que hayan quedado durante el proceso de maceración y se lava con abundante agua para sacar la sal. Luego se pasa al proceso de secado, se efectúan pequeñas aberturas u orificios por toda la orilla de la piel a una distancia de 25 cm y se clava sobre estacas en el suelo, para colocarla al sol. 

Más tarde se inicia el proceso de ablandamiento, que consiste en doblar el cuero por la mitad en sentido vertical e introducirlo en un tambor previamente lleno de agua y se deja por cuatro horas. Posteriormente se retira la piel del tambor y se extiende sobre una vara o madero para efectuar el trazado de la campechana y proceder a cortar con un cuchillo. Se van haciendo cortes longitudinales de manera que se vaya formando una red.

Finalemnte. se procede a la elaboración del trenzado, donde se emparejan las puntas de manera que queden todas iguales. A este grupo de trenzas se le coloca un trozo de tabla o de madera de 6 cm de espesor. Seguidamente se realiza el proceso de perforación de la madera con un taladro. La piel y la madera juntas se fijan en un asa de cuero previamente retorcida que va a fungir de guindadero y será colgada posteriormente de un mecate. 

Luego se procede a prensar colgándose la campechana, aún húmeda, en un espacio apropiado con sus respectivos mecates y se le coloca un madero o tabla, previamente cortado en forma semiovalado en el centro como molde para que adquiera forma de hamaca. Esta labor es realizada en época de sequía o verano ya que amerita del sol para una mejor elaboración. 

La descripcion antes colocada, fue tomada del Catálogo de Patrimonio Cultural del estado Barinas, y
de ella se infiere que el tipo de campechana descrita es la que se sujeta a un listón en ambos extremos y que mantiene extendida la red. Para hacer las cabulleras del  otro tipo, que semeja en todo al chinchorro tradicional, se usa el borde del cuero correspondiente a las partes bajas de la vaca. Se efectúa un doblez el referido borde, a través del cual se insertaran unas correas obtenidas con el mismo cuero, para ser ajustadas en el respaldo de la campechana, luego de introducirlas por un orificio abierto con ese propósito. 

ENLACES RELACIONADOS: LA CAMPECHANA
Publicar un comentario en la entrada