Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

22 de septiembre de 2011

¿Con quien vamos?

¿CON QUIÉN VAMOS?

¡Vamos con Dios!
Sobre un río de recuerdos
cruza mi bongo de versos,
el "Viejito" va en la borda
¡Aguaítelo compañero!
Germán Fleitas Beroes


NOTA: El viejito es el Dios de los bonguero
Publicar un comentario en la entrada