Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

27 de septiembre de 2011

El Comercio en el Estado Apure: Chigüires y Venados

José Leon Tapia recrea en su obra Los Vencidos, la ambición desmedida de algunos comerciantes en la época del auge del comercio en el estado Apure. Ambición que no encontraba obstáculos y nunca estaba satisfecha. La ventaja de la navegación por el Apure, permitía un intercambio ágil y productivo que engrosaba los haberes de los negociantes, y que proporcionaba  prosperidad al entorno, Esto no hubiera sido criticable si en pos de la ambición y la avaricia, no se hubiera atacado tan cruelmente la fauna del llano.

Ya hemos hablado de la pluma de garza, de la piel de caimán y de ganado, pero a estos rubros se sumaron posteriormente otros que aún siendo abundantes, no tuvieron tanto impacto en el recuerdo:

"Cuando se supo que la carne de chiguire  tenía gran venta en las ciudades, iniciaron su caza, tan cruel como la de los saurios. Centenares de hombres a aballo seguidos de sus jaurías de perros sabuesos sedientos de matanza, recorrían las sabanas, andurriales, lagunazos y cañadas, donde habitaban los roedores de pelo cobrizo que corrían acosados por los cazadores, armados de largos y gruesos garrotes, para matarlos despiadadamente.

Centenares de venados bajados a tiro en el vuelo de su cerrera sobre el pastizal, formaban también pilas rojizas  bajo el sol de las sabanas. Y en los ríos, ni las toninas, los delfines de agua dulce con seno de mujer y la fama de seguir el lloro de los niños y de arrastrar hacia la orilla los náufragos, se salvaban de los pescadores de José Antonio Baldó en su afán de hacer salazón  de bucana, con todos los peces del gran caudal. Bagres rayados de varios metros, valentones y manatíes que amamantaban sus crías y hasta los tembladores de los afluentes, extraídos  con una red de cáñamo para preservarse de sus descargas eléctricas".

Queremos destacar que Los Vencidos, obra que comentaremos oportunamente, es en mi opinión un libro que todos debemos leer, pues el autor en sus característicos párrafos cortos, nos lleva al llano antiguo, a sus personajes, a sus costumbres y tradiciones, a esa Venezuela contemporánea víctima de los Ño Pernaletes de todos los tiempos, donde los abusos con miles de disfraces, pisoteaban al mas débil, como siempre ha ocurrido. De allí el nombre de la obra, que en forma de una interesante novela, nos deja muchos aprendizajes. La obra de este importante escritor barinés no se consigue fácilmente , sin embargo, en la Pulpería del Libro Venezolano,  ubicada en Chacaito, Caracas, hay en existencia varios ejemplares de los libros principales que escribió, he leido 6 y todos me han encantado. Si algún lector está interesado en algo de la obra del Don Tapia, deje un comentario o envie un mail, para servirle de enlace.


Publicar un comentario en la entrada