Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

8 de septiembre de 2011

Los Hijos de Apure: José Vicente Rojas

Poco tengo actualmente de la biografía del "Poeta Rojas", como es conocido en el medio llanero, tan solo la referencia existente en su libro MASTRANTO, publicado por el Fondo Cultural de Sabaneta, por la iniciativa de nuestro colaborador Miguel Delgado y José María Delgado. Sin embargo, estamos haciendo los contactos para ofrecerles mas de su vida y obra.
Nacido el 18 de junio de 1942, en Bruzual, estado Apure, “desde muy temprana edad transita el camino del verso, no solo creando, también interpretando sus propias composiciones en forma de canciones o declamaciones. Dentro de su extensa obra poética se encuentran numerosos pasajes, golpes y contrapunteos, que han formado y continúan formando parte del repertorio de los mas destacados cultores de la música llanera. Numerosas grabaciones atestiguan la elevada calidad de sus composiciones. Ha recibido premios y reconocimientos en diversos festivales nacionales e internacionales. Se ha ganado el aprecio y respeto de amigos y admiradores de su obra pro la vertical honestidad con que ha conducido sus actos de vida. Vive un reposado retiro rodeado de familiares y amigos, con quienes comparte generosamente las vivencias y recuerdos del llano que se nos está yendo.”

Dice José María Delgado en el Prólogo de "Mastranto":
José Vicente Rojas es, ante todo, un poeta popular llanero; lo es, no solo por su condición de escritor formado en lo que ha constituido su única y gran escuela: las sabanas de Apure, sino además por su admirable autenticidad y valentía intelectual con que le ha cantado a su llano desde su propia condición de llanero, desde esa particular visión y manera de sentir y expresarse del Hombre de estas sabanas del occidente venezolano, del Arauca y del Casanare colombiano. Así lo atestiguan sus propios poemas, en los que siempre ha plasmado lo que siempre ha creído y sentido muy dentro, sin detenerse a ponderar riesgos y consecuencias, ni a tasar beneficios y ventajas personales, y mucho menos aún, por la simpatía o por la animadversión que hacia él pudiera despertar.”

Lo que hemos afirmado se corresponde con una postura vital que encontramos ya en Romance para mi pueblo que amo y A los campesinos de mi tierra, dos poemas escritos en 1963 “(…) y posteriormente en El venezolanista, escrito al año siguiente, y un año después, en Dialogo entre Juan y Pedro.
Estos primeros poemas –al igual que el resto de su obra- constituyen el más contundente respaldo a buena parte de lo que aquí hemos afirmado, mucho más aún si se tiene presente el contexto social y político de la Venezuela de la época. En ellos el poeta Rojas- además de hacer un llamado a sus paisanos a tomar conciencia de su pasado histórico y a hacerse cargo de su propio destino- denunciaba, entre otras cosas, la transculturación del llano de sus ancestros, las promesas incumplidas de los gobernantes y el abandono y manipulación, confines electorales, de sus paisanos llaneros.”

Así pues, con José Vicente Rojas se amplió la gama de motivos de la poesía popular llanera; ahora ya no solo se cantaba a las bellezas del llano; a la mujer y al paisaje, o a las costumbres, tradiciones y faenas del llano, o se exaltaba el valor del llanero o su condición de coplero, jugador y parrandero, sino además, a los aspectos sombríos de su vida, la tristeza, el dolor y el estoicismo del llanero. El poeta Rojas tiene además – cuestión no menos importante- el mérito de haber contribuido de manera significativa a la popularización del arte de declamar en el ámbito de la música llanera hasta convertirlo-junto al contrapunteo- en uno de los géneros mas apreciados. José Vicente Rojas es pasión, férreo empeño por dejar constancia de su estirpe de buen llanero, de su condición de hijo de las riberas del Apure que ha sabido honrar y poner en alto su condición de pariente de Florentino. Salud Poeta!!.

Y para terminar de dar la introducción a Mastranto, he aquí algunas palabras del autor:
Este libro de versos sabaneros tiene como finalidad expresarle a mi tierra llana, a sus motivos y a su gente, el amor puro y sincero que siente un hijo agradecido y orgulloso de haber nacido en ella. Estos versos están impregnados del sudor de su pueblo, de aroma de mastranto, perfume que pone buena y olorosa el alma, como afirmara el romancero de la llanura Don Julio César Sánchez Olivo. Recogen el bramar del viento, el murmullo de los ríos apureños, el canto alegre de los torditos, turpiales, arrendajos, gallitos , saucelitos, paraulatas; el lamento trasnochador de un carrao pidiendo agua y, sobre todo, es un homenaje a los músicos y copleros tradicionales de este llano que reclama con sobrado derecho, respeto, lealtad y consideración.”

ROMANCE PARA MI PUEBLO QUE AMO
¡Oh llanero,hermano mío
Hijos de una misma tierra
Que nos corre como a un río
Igual sangre por las venas,
Sangre de bravos lanceros,
Sangre de una raza buena

Héroe de la patria mía
Por ella fuiste a la guerra,
Para hacerla siempre libre
De otra potencia cualquiera

Abandonaste el conuco,
La mujer, tus vacas viejas,
Para irte tras el caudillo
Que pasó por tus tranqueras

TU te fuiste a buscar
La conquista de esta tierra
Que no existieran obstáculos
Para andar leguas y leguas

En esa lucha constante
Diste tu vida sincera,
Porque tu no eres hipócrita
Ni sabes que cosa es esa,
Tú luchabas arduamente
Para romper las cadenas

Así te conoció Páez
El hombre de las Queseras
Con él cruzaste cien veces
La laguna Barretera,
Empuñando buena lanza,
El fusil la bandera









Pero pasaron los años
Se logró la independencia
Y a ti, llanero mi hermano,
Te acosan las inclemencias

Las leyes de Doña Bárbara
Son las que por acá imperan,
Las anheladas sabanas
Son alambrás todas ellas,
Y rumiando has vivido
Los engaños y miserias,
De unos cuantos demagogos
Que han regido a Venezuela

Tus hijos lloran y gimen
Cada vez que lo recuerdan,
Cuando miran esas páginas
Que el historiador hiciera,
Donde constan tus hazañas
Del llano a la cordillera.

En mi verso, hermano mío,
Un consejo y que lo aprendas,
Cuando pase alguna vez,
Alguien dé ideas justicieras
Y te invite a conquistar
Laureles para tu tierra,
Dile que mire esas páginas
Que con dolor se recuerdan,
Y después que esté resteado
Comprometido a una enmienda,
Entonces, bravo llanero,
Otra vez a tus trincheras
Para ver los que te explotan
¡Echalos de tus fronteras!








CRIOLLITO COMO MI CANTO

Soy cantador sabanero
Criollito como el mastranto
Recio como mis senderos
Purito como mi canto
I
La copla nació conmigo
Y yo nací con la copla,
En esa brisa que sopla
El llano de mil caminos,
Primo soy de Florentino,
El del corrío cabrestero,
Pastoreador de luceros,
Madrinero de añoranzas,
Soy arriero de esperanzas,
SOY CANTADOR SABANERO

II
El que alegre al pié del arpa
Suelta penas y pesares,
Al golpe de mis cantares
Con el cuatro y las maracas,
Arpegios de paraulatas,
Perfume de lirio blanco
Que van aromando el manto
De la sabana tendida,
La que perfuma mi vida
CRIOLLITO COMO MI CANTO




III
A orillas de la ribera
Atarrayé las espumas,
Con ramilletes de luna
De la brisa crecientera
Es mi copla mensajera,
Del sentir de los copleros,
Hija del seis altanero
Del pájaro y la chipola,
Del arpa, cuatro y bandola
RECIO COMO MIS SENDEROS

IV
El verso con que cabalgo
Se lo debo a mi llanura,
A esa tierra buena, dura
Que me ha dado lo que valgo,
Dentro del pecho la cargo
Desde que dí el primer llanto,
A veces brinco y me espanto
De sólo, hermano, pensar,
Que no fuera mi lugar
PURITO COMO MI CANTO
Calabozo 1988






ENTRADAS RELACIONADAS:  PESCADOR DEL RIO APURE; LLANO MÍO
Publicar un comentario en la entrada