Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

4 de septiembre de 2011

El milagro es este limpio
azul del cielo inviolado
Esta luz reveladora
encendida entre los párpados.
Estas fraternales nubes
Este mar de asombro y nardos
Estas profundas estrellas
Estos frutecidos campos.
Este vuelo en esta brisa.
Esta brisa en este árbol
La cifra de este arroyuelo,
vagarosa, suave mano,
cuya presión transparente
hace rútilo el guijarro.
la llama  forma desnuda,
bella forma de lo santo,
forma pura de la idea
sublime forma del acto

Luis Barrios Cruz
Publicar un comentario en la entrada