Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

16 de mayo de 2013

Los Hijos de Guárico: Angel Eduardo Acevedo

No es lo mismo haber nacido a orillas del Sena que en la confluencia del Apurito con el Guariquito”. 

Eso afirmó Jesús Sanoja Hernández cuando prologó un libro de Ángel Eduardo Acevedo, el poeta de Garcita. Luego, Jesús Sanoja Hernández establece una relación muy íntima entre la obra poética de Acevedo y su lar nativo, donde tiene enterrado ombligo y alma, como si estuviese amarrado al botalón de la infancia.

Partió de Garcita y se hizo “itinerante, caminante, pero no viajero, incursionista mas no excursionista”. Físicamente, lo define pálido y espigado, con inexpresivo rostro cruzando los pasillos de la Facultad de Humanidades de la UCV, “en medio de rigores silenciarios, vastos recogimientos que en audición del mundo economizaba la palabra para dotarla del poder de la poesía. Iba y venía becerrero…

Luis Alberto Crespo recuerda la procedencia fluvial de Acevedo, entre el Apurito y el Merecurito “cuyas aguas no consiguen refrenar las furias del verano”. Recuerda también su canto, lleno de “pasión por el aguacero regañado por los incendios, desde Garcita a La Culebra”.

Angel Eduardo Acevedo se inició en el mundo de las letras en El Guariqueñito en San Juan de los Morros, junto Valera Mora y Adolfo Rodríguez. Estudió literatura en la UCV. Participó en círculos literarios como Tabla Redonda (1959). Colaboró con las revistas Letra Roja (1963), Sol Cuello Cortado (1963) y en el papel literario de El Nacional. En 1964 obtuvo el premio de la Asociación de Estudiantes de Letras. Luego recibió el premio de Poesía Latinoamericana de la revista Imagen. Entre sus libros tenemos: Papelera, Rústico, Mont Everest  y Baladas y Romances.


FÁBULA 
La vida vuelve siempre. 
No ha sollozado el tiempo 
en tus pómulos que eran morder la luna 
en tu boca rosa salvaje. 
Tu juventud se acuesta 
encima del destino y lo olvida. 
Comiste amor como los niños se hartan de frutas 
y en tus labios no quedan los labios de nadie. 
Cualquiera podrá amarte siempre nuevamente. 
No hay marca de besos en tu corazón 
también te perfecciona el fuego 
flor sin hoy y mañana. 
Ningún día fue una cicatriz. 
Cada noche sólo el gran tesoro. 
Detrás de tus senos nacía el sol. 
Si amo contar el tiempo es en tu cara 
si beber lágrimas será 
en la manzana que juega a sufrir. 

Fuente Consultada: Las Mercedes del Llano, blog
Publicar un comentario en la entrada