Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

12 de mayo de 2013

Misión del Santo Cristo del Capanaparo

Cada Misión evangelizadora y cada labor social que hacen los sacerdotes en sus comunidades es de altísimo valor, sin embargo, hoy en el dia de las madres, queremos hablar de una muy especial: la Misión del Santo Cristo del Capanaparo, ubicada en La Macanilla, a orillas del río Capanaparo en la carretera que va a Puerto Páez desde San Fernando de Apure.

Entrar en la bellisima capilla produce una sensación especial y conversar con el Padre Bencomo complementa la emoción de una labor amorosa en extremo.


Llegamos a la capilla poco antes de la misa dominical. La capilla iluminada por la luz que pasa por sus vitrales, daba impresión de estar en casa. Se veía por todos los rincones el esmero del Padre en esperar a sus feligreses. Una capilla pulcra, sencilla, cuidada. Sobre las bancas se encontraban cuidadosamente colocados en cada asiento, en perfectas condiciones y perfectamente alineados, los cuadernos con las canciones. En un pequeño atril detrás de la última banca, las oraciones y la guía para la misa. En el pequeño altar en perfecto orden estaban colocados todos los implementos para  la misa, todo en orden absoluto.

 

Pudiera pensarse al leer estas líneas que así luce cualquier iglesia o capilla en  todas  partes del mundo, pero yo diría que en este caso, hay un componente adicional, se respira amor al entrar en el recinto, el ambiente invita a orar y a comprometerse con la población en que está ubicada. Es como un llamado a reaccionar entre tanto abandono.


Esta pequeña iglesia luce como una lucecita en un caserío bastante gris y el padre Bencomo,  se ha comprometido ha entregar su servicio en ese lugar donde cuesta que la gente vaya a misa, donde se profesan otras religiones y sobre todo por una apatía extrema que reina en el sector. Es un entorno de pobreza, donde a veces los fieles no tienen ni siquiera los 20 bolívares para pagar un bautizo o un  matrimonio.

Este pequeño oasis de fe y esperanza en el caserío polvoriento de La Macanilla, fue construido, al igual que la escuelita indígena  La Coromoto, por el equipo de ASOPICA (Asociación Civil Caño La Pica), que ha puesto su esfuerzo y voluntad de servicio en ese sector olvidado del Apure.

He aquí una reseña tomada de la página web de Asopica:

"La “Iglesia de la Misión del Santo Cristo del Capanaparo”, fue construida en el año 2008. Su estructura fue diseñada especialmente para esa población adaptándola al clima tropical de sabana y a las altas temperaturas propias del llano. Es una Iglesia abierta, fresca, con unos vitrales de colores con motivos religiosos y un Cristo sencillo que transmite una paz increíble. El ambiente de la Iglesia y sus alrededores es muy acogedor para los feligreses y turistas que deseen conocerla. El 12 de marzo del año 2008 fue bendecida por el Excmo. Monseñor Víctor Manuel Pérez Rojas con la solemne eucaristía. Actualmente el Diácomo Alfredo Bencomo es quien a través de la Diócesis de San Fernando de Apure se encarga de administrar y brindar sus servicios a la comunidad católica de la zona y también de prestar apoyo en la evangelización de los alumnos de la Escuela La Coromoto y de las poblaciones de La Macanilla, zonas circunvecinas y a las comunidades indígenas apostadas a lo largo del Río Capanaparo y del Río Cinaruco. Sabemos que se trata de una realidad compleja y desafiante, la cual hemos decidido afrontar y comprometernos con Dios y desarrollar una actividad misionera para contagiar valores, evitar la violencia y potenciar las condiciones de vida de los habitantes de las zonas aledañas buscando la unión familiar y de las comunidades." 

Muchos citadinos, especialmente en dias y temporadas vacacionales, solemos visitar el Apure y bañarnos en las aguas del Capanaparo precisamente en La  Macanilla, donde existen amplias playas para ese disfrute. Vivencias Llaneras del Abuelo te invita a llevar al padre Bencomo, en tu próximo viaje hacia esas tierras, algún donativo que lo ayude  a desarrollar su labor. Puede ser ropa usada, siempre en buen estado pues recuerda que no la estas echando a la basura, la estás dando a gente necesitada. También puedes llevar alimentos no perecederos, artículos escolares para los niños de los alrededores, juguetes,  en fin, en una zona tan deprimida, cualquier donativo es de valor. O simplemente entra a escuchar la misa y deja tu donativo generoso en ella con la seguridad de que será bien utilizado.

ENLACES RELACIONADOS: ESCUELA LA COROMOTO DEL CAPANAPARO
Publicar un comentario en la entrada