Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

26 de mayo de 2013

El Cañito, Patrimonio Cultural Desaparecido

En esta ocasión publicaremos casi en su totalidad, el escrito del Profesor Hugo Arana Páez relacionado con El Cañito, antiguo brazo del río Apure que pasaba por el pueblo de San Fernando. Este escrito fue publicado en el libro del profesor  titulado "Borraduras de Ciudad", donde plasma el ayer de San Fernando de Apure: 

El Cañito, Patrimonio Cultural Desaparecido

Hugo R. Arana Páez

 El Cañito "Era una franja de terreno que recorría el Norte de la ciudad, desde El Picacho de San Pedro hasta el Palacio de los Hermanos Barbarito, por donde ahora están las avenidas Miranda y España y donde se hallan el Centro de Profesionales, el Gimnasio Cubierto 12 de Febrero, El Hotel Trinacria, la Policlínica Apure, la piscina de competencia Trina Omaira, El Museo de la Cultura Antonio José Torrealba, La Casa de la Cultura, Fundeapure, El terminal de pasajeros Humberto Hernández y la Urbanización El Cañito, entre otras importantes edificaciones. 

Este hermoso sector de la ciudad, corresponde a lo que hasta finales de la década de los años cincuenta se Ilamó El Cañito, por cuanto, en el invierno se cubría de una capa de agua de hasta doce metros de profundidad. Por cierto, refieren viejos sanfernandinos que en algunas ocasiones se veían caimanes asoleándose cerca de la calle Comercio; algunos de los cuales, en tiempos de Semana Santa, eran enlazados y llevados a la Plaza Bolívar para festejar la Danza del caimán. "...

"La Ensenada o El Cañito frente a la Casa de los Barbarito, en lo que es hoy el Monumento a la Bandera, en ese sitio Romero Fred en caracterización de rejoneador dio una memorable tarde luciendo una hermosa jaca traída directamente de España. Hermoso caballo que chalaneaba y se sacaba el lance a su justo tiempo. Mató de un solo rejón , aunque también hacia el toreo a pie. Este sitio al solo anuncio de toros se plenaba de gente y era difícil conseguir entradas en la taquilla, pues se agotaban con mucha anticipación..." El San Fernando de Ayer, Edgar Decanio 

Palacio de Los Barbaritos
San Fernando por su lado Norte era bordeado por El Cañito, llamado así porque era un pequeño brazo
del río Apure, que partía desde la parte noroccidental de la ciudad; exactamente desde el sitio donde está El Picacho de San Pedro; luego de un recorrido de un poco mas de un kilómetro, desembocaba nuevamente en el río, frente al puerto Barbaritero o Puerto de los Hermanos Barbarito, donde hoy se encuentra el monumento a la bandera, la estatua ecuestre de Negro Primero y la Redoma de Los Caimanes.

Fuente de Los Caimanes
Durante el invierno, El Cañito era bañado por el Apure y en el verano, con el bajante, comenzaba a secarse. El Cañito fue durante mas de un siglo el lecho de nuestro principal río; allí los
barcos a vapor y a gasoil atracaban por donde hoy se encuentra la papelería Moderna de la señora Rosa Ramos, diagonal a la Farmacia Popular.

Monumento al Llanero
 Este brazo del Apure se secó, porque a finales de la década de los años cincuenta, el río fue dragado frente a San Fernando, ocasionando el desvío de su cauce, aunado a la construcción del dique de contención de las aguas, conocido como la Perimetral Norte y porque los sanfernandinos para ganarle tierras al Cañito lo rellenaron, para construir las avenidas
España, Francisco de Miranda y la Urbanización El Cañito.

Toda la zona desde El Picacho de San Pedro en donde comenzaba El Cañito hasta su desembocadura en el rio, era cubierta en el invierno por las aguas del Apure. Entonces en ese sector había aproximadamente veinte casitas, al que los sanfernandinos convinieron en llamarlo Barrio La Playa. A estas humildes viviendas les subía el agua casi hasta los aleros y así permanecían durante los meses de invierno; sus habitantes tan pronto comenzaba la creciente del Cañito se mudaban con sus corotos (pertenencias) a San Fernando, a refugiarse en viviendas propias, de familiares o amigos y después al bajar las aguas (bajante), retornaban a su barrio playero. 

María Nieves
Los habitantes del Barrio la Playa, obtenían sus ingresos económicos de los Cabestreros, Arrieros, Punteros, Contrapunteros y Culateros que en verano movilizaban considerables lotes de ganado, quienes con su trayecto al centro del país, debían pasar por allí. Por cierto, que los Playeros. Como se les denominaba coloquialmente a estos pobladores, hacán su agosto en esa época, vendiéndole a esos trabajadores: comidas, meriendas, tabacos, chimó, cigarrillos., refrescos y palos de ron preparados a base de aguardiente. En verano se observaban millares de cabezas de ganado transitando por ese lugar y en lotes de aproximadamente doscientas reses, los arrieros las lanzaban al Apure; para que nadando rodeadas de canoas llegaran a salvo a Puerto Miranda, ubicado en la ribera Norte del río Apure. Estas Puntas de ganado, Ilevaban como guía (en algunas ocasiones) al cabestrero Ángel María Nieves, que con su sonoro y masculino canto al lado de su caballo iba atravesando a nado el ancho y torrentoso rio Apure. 

Hasta finales de la década de los años cincuenta del siglo veinte, funcionó en El Cañito una tenería para procesar cueros de res, propiedad de los hermanos Barbarito y también la primera planta eléctrica de la ciudad, operada por el francés Mesie Colinette.  En los meses de verano en el cauce de El Cañito, donde ahora se halla la estatua ecuestre de Negro Primero, la Plaza de Los Caimanes y el Monumento a la Bandera; se establecían circos, plazas de toros (itinerantes) y hasta una cancha de Basketball y Volleyball. La cancha era llamada coloquialmente la cancha de El Cañito, donde se escenificaron numerosas e importantes competencias, con gran asistencia de la fanaticada apureña. 

"Aledaños a la cancha se instalaban circos, alegrando el lugar con la gracia de sus trapecistas, la comicidad de sus payasos, el ilusionismo de sus magos, el valor de los domadores y la exhibición de animales como: tigres, leones, elefantes, monos y perros domesticados, entre otros, Ios cuales hacían las delicias de los asistentes. Por cierto, en una ocasión vino un ilusionista muy conocido internacionalmente que utilizaba el seudónimo Blackman el cual hipnotizó a uno de los hermanos de Manuel Alfredo Santana, apodado cariñosamente Bachaco, quien fue el ganador del primer maratón del Ministerio de Obras Publicas (MOP), evento que se celebró en la ciudad de Caracas el 24 de julio de 1958" (…) "Refiere Bachaco, que fue su hermano menor, Nelson Santana, quien permaneció dormido en un sarcófago durante una semana y el público pagaba para entrar a verlo tendido plácidamente en dicho ataúd. Por supuesto, el mago se metió sus buenos reales y a Nelson, seguro que le tocó su parte como actor principal de este evento. 

También en ese lugar se ubicaban Plazas de toros itinerantes, donde se escenificaban corridas, donde los novilleros y matadores brindaban magníficos espectáculos a los amantes de la tauromaquia. A mediados de los años cincuenta un contratista italiano edificio en esos terrenos (propiedad del municipio) uno de los más hermosos hoteles de San Fernando, conocido como El Gran Hotel Apure. 


"...En El Cañito también se practicaba la pesca deportiva, por ociosidad o por hobby, de especies menores de peces tales corno sardinas, palometas, corronchos, bagrecitos, algunas veces ajilaban (sic) caribes y cachamas; también se practicaba la pesca de curbinatas, desde una canoa con movimiento. 

En verano muchas familias iban a dorarse tomando sol en El Playón, sobre las arenas que el río dejaba a medida que se iba angostando. Los jóvenes nos inclinábamos por los juegos de ronda y de beisbol.. " Ramos, Cesar Humberto. Remontando el Apure Viejo

El Cañito fue un hermoso patrimonio cultural de San Fernando que frente al edificio de los hermanos Barbarito, poseía un malecón de hormigón, con unas amplias escalinatas, donde arribaban los vapores a chapaleta y los barcos a gasoil; brindando un magnífico espectáculo a propios y extraños.
Publicar un comentario en la entrada