Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

25 de abril de 2012

El Lenguaje de los Pájaros: El Carrao

"Por lo general, esta ave vive en parajes solitarios y poco frecuentados por el hombre, al cual deja la impresión de huirle. Su canto parece decir: carrao.....tao......tao, sonido que repite en un determinado ciclo de tiempo una y mil veces desde el mismo lugar de su hábitat, que por lo general es la madre vieja de los río, o los caños u otros lugares pantanosos, donde puede encontrar su alimento principal que consiste que quiguas, caracoles, etc.

Según creencia muy arraigada en el llanero, este animal es una especie de pitador para atraer la lluvia, o mejor, para avisar su proximidad. El veguero, fiel intérprete de estos avisos mágicos, cuando lo escucha comienza a preparar todo lo necesario para la época de lluvias, con el convencimiento pleno  de que éstas se harán presentes muy pronto.

Dado lo poco familiar de esta ave, se le han inventado muchas leyendas, atribuyéndole poderes sobrenaturales relacionados con la persistencia de su canto y la influencia que éste pueda tener en el espíritu del hombre." El Lenguaje de los Pájaros, Jesús Loreto Loreto

A propósito de esta influencia, Jesús Loreto Loreto, en su libro El Lenguaje de los Pájaros, cuenta que en cierta oportunidad hubo un pleito en el llano por la posesión de unas sabanas y quienes lo ganaron, buscaron a un pobre hombre para encargarlo de cuidarlas. El hombre querdó solo en la vivienda en medio de la llanura rodeado de caños y rios. En la tarde del primer dia de su llegada, se ocultó el sol y el cielo a lo lejos lucia cargado de nubarrones. El hombre escuchó el canto del carrao y se sintió acompañado con ese cantar y salió a la puerta de trancas para oirlo, pero era tan intenso el canto, que el hombre pensó que mas bien era un grito de dolor.  El ave siguió cantando con tanta fuerza y frecuencia que el hombre empezó a sentir terror, en su desesperación se tapó los oidos con las manos y decidió huir de aquel lugar, aunque ya era de noche, sin importarle exponerse a los peligros propios de la oscuridad. A los pocos minutos de haber entrado en la montaña, escuchó voces; se ocultó y escuchó la conversación de dos hombres que se dirigían a darle muerte y quemar la finca. El hombre logró llegar al pueblo y salvarse, agradeciendo al carrao.
Finaliza Loreto: ¿Tuvo esa ave misteriosa conciencia del peligro y trasmitió una especie de aviso telepático en las notas de su canto?. No podemos saberlo.

Yo he tenido oportunidad de escuchar al carrao y me ha sorprendido la estridencia de su canto que en efecto suena como un grito de dolor, terminado en ao. Recientemente, leyendo un Diccionario de Espantos, tomado del libro El Llano en Voces: Antología de la Narrativa Fantasmal Cojedeña y de Otras Soledades, publicada por la UNELLEZ-San Carlos, Cojedes y compilado por Isaías Medina López y Duglas Moreno, se hace la siguiente observación sobre el  Carrao: "Ave temida por los llaneros dada su desagradable apariencia, canto penetrante y por aparecerse súbitamente como acostumbra el demonio".

El carrao (Aramus guarauna)Es un ave zancuda de patas largas y finas, pico largo amarillento y apenas curvo, plumaje de color marrón y cuello largo de manchas blancas; las alas son largas y anchas, vuela con las primarias separadas; la cola es corta. Habita en las zonas fangosas, en las lagunas, esteros o pequeños caños, con poco nivel de agua. Se alimenta de insectos de bajo vuelo, de ranitas y otras especies, pero su alimento preferido son las guaruras y caracoles. Tiene un canto recio, claro, dominante sobre las otras especies de su hábitat. Es comestible. Mide aproximadamente 66 centímetros, la envergadura alar es de 100 centímetros.  Anida en vegetación densa, palustre, oculta el nido y pone aproximadamente seis huevos, que son cuidados por la pareja.

 ENTRADAS RELACIONADAS CON EL CARRAO
EL CARRAO Y LA GUARURA;                EL CARRAO Y SU LEYENDA;                           EL CARRAO Y PALMARITO; 

Publicar un comentario en la entrada