Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

23 de abril de 2012

Apure: Tierra de Matas y Animas: MATA DE LA MIEL

Batalla de Mata de Miel
Continuando con el trabajo Apure: Tierra de Matas y Animas, del Profesor Hugo Arana Páez, les ofrecemos en esta oportunidad, el histórico sitio apureño llamado Mata de La Miel.

 "Seguramente el toponímico Mata de La Miel, se debe a que en esta floresta habría muchas colmenas de aricas (abeja silvestre apureña, productora de exquisita miel), que sus primigenios pobladores castraban para endulzar sus guarapos. La histórica Mata de La Miel, es una mata que se halla situada en el actual municipio Páez del Estado Apure, cercana a la población de Guasdualito; fue allí donde José Antonio Páez, con 500 hombres de caballería infligió una significativa derrota a las tropas realistas (500 prisioneros y 400 muertos) comandadas por Francisco López Gorrita, quien dirigía un ejército integrado por más de un millar de combatientes. Con este triunfo el ejército patriota se surtió de importantes recursos, representados por: 3.345 caballos, amén de una considerable cantidad de lanzas y fusiles. Citando a Argénis Méndez Echenique en su obra Historia de Apure, quien toma el dato de la obra Hazañas de Páez de Héctor Bencomo Barrios, se describe fielmente esta exitosa hazaña ejecutada por el centauro llanero el 16 de febrero de 1816.. 

 “Pocos días llevaba Páez en Guasdualito cuando llegó el general Joaquín Ricaurte a ponerse al frente de las fuerzas que mandaba el Centauro y al efecto estableció su cuartel general en aquella localidad. En la noche del 15 de febrero se tuvieron noticias de que el enemigo estaba cerca, que atacaría el siguiente día y que por ser considerables sus fuerzas tenía grandes posibilidades de éxito. Ricaurte hizo reunir todos los oficiales para oír su opinión sobre la idea que tenía de retirarse a la Provincia de Casanare, al Sur del Arauca. Páez manifestó su deseo de quedarse en Guasdualito con la caballería de su mando, pues había prometido a los habitantes de aquel poblado que les brindaría toda la protección posible. Se convino, pues, en que Ricaurte marcharía a Casanare y Páez continuaría en el sitio donde estaba. Fue así como quedó de comandante de una fuerza integrada sólo por 500 hombres de caballería. Noticias más concretas no tardaron en llegar al cuartel general patriota: el 16 de febrero se supo que el coronel Francisco López Gorrita, se hallaba en el sitio Mata de La Miel con fuerzas que pasaban de un millar de hombres, entre los cuales había más de 400 de caballería. Contra la opinión de muchos de sus oficiales, por estar muy avanzada la tarde, Páez se preparó a lanzar un asalto contra los realistas y en efecto formó sus tropas en dos líneas: La primera la puso bajo el mando del comandante Nonato Pérez y la segunda, a las órdenes del comandante Genaro Vásquez. Avanzaron los patriotas hasta donde empezaron a recibir el fuego de la fusilería y artillería enemigas. En ese momento cargó la primera línea tan impetuosamente que con su acción puso en fuga a más de las dos terceras partes de la caballería realista. No tuvo igual suerte Genaro Vásquez con su ataque, pues apenas avanzó fue rechazado. Intervino Páez y logró que los jinetes volvieran caras y acometieran. Tan dura fue la carga que la caballería de López no la pudo resistir y fue lanceada con bravura. El enemigo dejó en el campo 500 prisioneros, 400 muertos, 3.345 caballos y gran cantidad de lanzas y fusiles”...

Me han matado  a mi buen caballo!. Esta primera gran victoria de Páez, joven aún dejó en poder de los patriotas unos 500 prisioneros, arma y municiones y más de 3.345 caballos, indispensables para el llanero. Es en esta acción donde Páez -según narra en su autobiografía- sin darse cuenta se acercó demasiado al enemigo, quien comenzó a disparar, hiriendo mortalmente a su caballo, a lo cual «tomando entonces uno de los dragones, me reuní con mis tropas, a quienes (lo recuerdo como si fuera hoy) les dirigí la más estupenda proclama que jamás ocurrió a general alguno: " -Compañeros, les dije, me han matado mi buen caballo, y si ustedes no están resueltos a vengar ahora mismo su muerte yo me lanzaré solo a perecer entre las filas enemigas. Todos contestaron «Sí, la vengaremos». Por esta importante acción, el gobierno de Nueva Granada le concede el grado de Comandante. El historiador J.A. Cova afirma que «después del combate de «Mata de la Miel», Páez se crece como caudillo de los llaneros.Tomado de Efemeridesvenezolanas.com . Algo mas sobre este suceso, puedes leerlo en el siguiente enlace: EL LLANERO Y SU CABALLO
Publicar un comentario en la entrada