Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

13 de enero de 2011

Los Peligros del Río. El Caribe -

Esta especie voraz, constituye una amenaza para quien se adentre en aguas donde habita, especialmente si se tiene alguna herida.
Aquí un fragmento de la “Vida en los Llanos de Venezuela”, relacionado con este tema:
“el hombre abandonó su caballo y se apresuró a ganar la orilla a grandes brazadas pasándose por el cuerpo un lazo con la soga que llevaba en la mano… el hombre ganó la orilla con los costados chorreando sangre. Tenia varias heridas del tamaño de una moneda …”

Son tan agresivos, que en ocasiones se comen entre sí. Son victimas de gran mortandad anual durante los calores del verano cuando el agua carece de una parte del aire que contiene en solución. Se ven entonces sus cadáveres flotando a millares, entretanto que la orilla se llena con sus esqueletos. Ni los acorazados caimanes escapan de su voracidad cuando están heridos por sus combates durante la época de celo.
En el verano atacan también a los animales vivos, haciendo presa con igual voracidad de los becerros que quedan atascados en el lodo y sobre las madres cuyas ubres mutilan.”

Y en los "Peces de los Llanos de Venezuela III" de Benigno Román, se dice:
Las bestias de silla que tengan heridas causadas por las espuelas pueden sufrir horribles mordeduras y, en muchos casos , hasta morir si no se tiene cuidado de sacarlas rápidamente a la orilla, por causa de las grandes perforaciones que los caribes producen con sus miles de heridas en los vientres de los animales, por cuya razón se les llama también MONDONGONEROS"
Las reses al vadear los rios, se exponen a que los caribes les arranquen los pezones de las ubres aunque estos no toquen el agua, pues saltan fuera de ella para atraparlos, ya que son verdaderos señuelos para estos peces. Igual puede decirse de los órganos genitales. Una de las especies de caribe (Serrasalmus notatus) recibe por tal motivo el nombre de CAPABURRO

Los búfalos aprecian mucho refrescarse tumbados en las zonas de aguas someras de las lagunas de los hatos. Las fotos anexas muestran el daño a las ubres de las búfalas hecha por los caribes.

El caribe colorado, que es uno de los mas abundantes de nuestros ríos, es evitado por los pescadores, pues sus filosos dientes destruyen las redes y atarrayas. A pesar de su fama, en realidad, el caribe colorado presta un servicio de equilibrio ecológico al ser limpiadores de carroñas o animales muertos, así como de aquellos que se encuentran enfermos, débiles o excesivametne abundantes.
Se dice que hay cerca de 20 especies de caribe en Venezuela. Algunas son las  que se colocan a continuación. Se hace la acotación que las imágenes, así como los nombres comunes indicados, se tomaron del  libro "Los Peces en los Llanos de Venezuela", sin embargo se indica el nombre científico  de cada uno, a los fines de poderlos identificar:

CARIBE JETUDO (Serrasalmus (Pygopristis) antoni)







PIRAÑA (Serrasalmus (Pygocentrus) piraya)







CARIBE COLORADO (Serrasalmus (Taddyella) notatus)
CARIBE DORADO (Serrasalmus (Pristobrycon) aureus)







CARIBE PINCHE (Serrasalmus pingke)






CARIBE LAGUNERO (Serrasalmus eigenmanni)








CARIBE MONDONGONERO (Serrasalmus fernandezi)








CARIBE AZUL (Serrasalmus altuvei)







CARIBE AMARILLO (Serrasalmus rhombeus)







CARIBE MORICHALERO (Serrasalmus medinae)







El Caribe Capaburro.(Serrasalmus (Taddiella) nattereri)
Pez muy peligroso por sus feroces ataques, de los cuales no escapan pescadores, perros y otros congéneres. Se puede decir que son exclusivamente carnívoros y atacan a sus presas sangrantes con velocidad vertiginosa. Se conocen unas 3 especies en el río Arauca que varían de tamaño y peso. Su longitud total es de 40 cm. y su peso llega hasta los tres kilogramos.
Son peces de forma oval, con escamas pequeñas, los especimenes grandes son parecidos fenotípicamente a la cachama cuando está pequeña, su cuerpo es oscuro, corpulento, vigoroso y la su cabeza es ancha con ojos hundidos.

Entre las características especiales que hacen a esta especie peligrosa están: dentadura filosa cortante, formada por una serie de dientes cónicos accionada por una fuerte musculatura mandibular, comparada sólo con la de los tiburones. La formación de cardúmenes (agrupación de peces para migrar, alimentarse ó reproducirse) introduce otro elemento de peligro para esta especie, ya que la reacción de grupo al ataque puede ser activada por un solo ejemplar y acabar con cualquier animal en el agua en pocos segundos. Son capaces de trozar el alambre fácilmente burlando su captura.

Narran los llaneros que para pasar las reses con destino a Bogotá se escogía al llegar a los caños plagados de caribes a la res más flaca y vieja la cual le hacían una herida a cuchillo para distraer a los peces mientras se pasaban las manadas. Ficción o realidad, el relato menciona igualmente que las ubres de las vacas prácticamente podían desaparecer de no realizarse esta estratagema. Tomado de la web rioarauca.com
Publicar un comentario en la entrada