Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

20 de enero de 2011

La Guitarra del Llanero

Desde hacía bastante tiempo, estaba investigando sobre la guitarra del llanero, pues me llamaba la atencíon, que  en los poemas, canciones y literatura de  la primera mitad del siglo XX, la mencionan como acompañante de la música llanera, en lugar del cuatro.  Tras la lectura de algunos libros antíguos, tales como Las Sabanas de Barinas y La Vida en los Llanos de Venezuela, habia disipado la duda y  había quedado clara que nuestro cuatro, era denominado antiguamente guitarra. Sin embargo, no había encontrado una descripción completa que dejara firmemente sentada esta interpretación. La conseguí  en el polémico libro El Llanero, publicado como escrito por Daniel Mendoza y que varios investigadores afirman que en realidad fue escrito por Rafael Bolívar Coronado, tema que trataremos en una próxima entrada.

En el mencionado libro,se hace la siguiente descripción:
"  La guitarra del llanero es pequeña y rústica, con cuatro cuerdas forjadas por su mano con tripas de recental. Los trastes, en número de dieciocho, van incrustados en el cuello del instrumento y fuertemente adheridos con gomas resinosas extraídas del árbol del paraguatán. Esos trastes son de piel de toro, que, sometidos a la acción del sol durante quince o veinte días, llegan a adquirir tal solidez, que lastiman los dedos no habituados a oprimirlos".

Como complemento, en el libro "EL Joropo, Baile Nacional de Venezuela" de Luis Felipe Ramón y Rivera (1959), afirma igualmente:

"Es interesante hacer notar, que nuestro cantor llama Guitarra al Cuatro en casi todas partes, y distingue a éste de la Guitarra moderna de seis cuerdas, a la que añade el calificativo de "grande"" "Indudablemente , el nombre de Guitarra está correctamente empleado, porque responde a la denominación del instrumento antiguo, que poseía solo cuatro cuerdas, después cinco y por último seis. Entre nosotros se usó en algunas regiones del Llano probablemente hasta fines del siglo pasado, el Cinco, o sea la segunda fase de la Guitarra; hoy día no queda sino un recuerdo de ese instrumento en el estado Falcón, donde hallamos uno que otro ejemplar de ese tipo"
Publicar un comentario en la entrada