Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

10 de agosto de 2011

Mas sobre María Laya

Para cerrar el tema del pasaje María Laya, los versos que a continuación se transcriben, están presentes en el pequeño libro denominado HOMENAJE AL PARADIGMA CRIOLLO JOSÉ CUPERTINO RÍOS VIÑA, de Waldimiro Ríos. Los versos, en tono definitivamente irónico, fueron escritos por Mariano Hurtado Rondón en protesta por las confusiones presentadas con l a autoría de la canción Maria Laya, y los encabeza el siguiente comentario del Sr Ríos:
He aquí los versos del señor Mariano Hurtado Rondón con motivo a la veracidad del pasaje de José Cupertino Ríos y Manuel Pérez Acosta: “Maria Laya dado al conocimiento público, allá por el año 1903” La versión del Indio Figueredo es de 1925
 
ERA QUE NO ME ACORDABA
Ahora vengo a darme cuenta
Del error que yo he sufrido
He buscado a Maria Laya
Por donde nunca ha vivido

La culpa yo no la tuve
Fue una mala información
La buscaba por Apure
Y era oriunda de La Unión

Así lo suponía yo,
Pero no lo aseguraba
Por eso no la encontré
En la población de Achaguas

Error que yo he lamentado
Por mi potranquita baya
Fue tanto lo que trotó
Que al fin cayó desmayada

Comprendí que no podía
Seguir buscando a María
Me conformé con llorar
Sobre la potranca mía

Ahora todo el mundo sale
En mi potranquita baya
Por los llanos del Apure
En busca de María Laya

¿Por qué no montan en otra
Que sea mora o sea castaña
Y así podrá descansar
Mi pobre potranca baya?



La María Laya buscada
Es difícil de encontrarla
En Camaguán habia tres
Lo juro por mi palabra

María Laya (a) la Larga
Otra que vendía empanadas
Y una muchacha simpática
Era hija de Juana Laya

Esa muchacha simpática
Hija de la negra Juana
Se fue a vivir a la Unión,
De ésta no supe mas nada

Oí decir una vez
En época muy remota
Que vivía con un arpista
De apellío Pérez Acosta

Dice el Indio Figueredo
Que en Cunaviche había otra
La que le inspiró el pasaje
Señores: cojan pelota

Por fin cuál será María
La célebre María Laya
La que ahora todos buscan
En mi potranquita baya

No se que me está pasando
Busco la cuerda y no atino
Es que estoy acostumbrado
Al bordón de Cupertino


Publicar un comentario en la entrada