Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

30 de noviembre de 2010

María Laya - Indio Ignacio Figueredo

Esta importante y representativa canción, ha recorrido Venezuela por muchos años, volando en alas del romanticismo.
Su música, viene del siglo IX como una composición presuntamente del legendario José Cupertino Rios.
Se dice por allí que  la letra fue inspirada en una mujer que Figueredo conoció en una fiesta. También que era una mujer cuya belleza era leyenda.
Una versión mas antigua, menos conocida, pero de la cual  tenemos ciertas pruebas que publicaremos mas adelante, dice que la letra de esta canción fué compuesta por Mariano Hurtado Rondón, y que Maria Laya fue un amor que perdió y que la letra originalmente enfocada a la busqueda de alguien conocido,  (que llegó a ser grabada), posteriormente se cambió enfocandola a alguien por conocer.
Sin embargo, lo que sí es indiscutible es que la fama de esta canción está en el arpa  inmortal del Indio Figueredo y en la voz de  Angel Custodio Loyola.

Salí para el bajo Apure, el bajo Apure
en una potranca baya. (bis).
Tan solo por conocer, ay conocer,
a la india María Laya (Bis).

Yo había perdido la fe, anda la fe,
de que pudiera encontrarla, verdad mi vida querida,
yo había perdido la fe, de que pudiera encontrarla
pero me dieron razón, ay razón,
de que la habían visto en Achaguas (bis).

Me han dicho que es muy bonita, es muy bonita,
que es linda y es muy hermosa (bis).
Yo deseaba conocer a esa mujer
para ver si la hacia mi esposa.
Yo deseaba conocerla, ay conocerla
a ver si la hacia mi esposa.

Si María Laya supiera lo grande que es el amor (bis).
A mi me hubiera entregado, esa mujer alma vida y corazón (bis).


ANGEL CUSTODIO LOYOLA - MARIA LAYA




SOBRE EL AUTOR Y EL INTÉRPRETE:
Publicar un comentario en la entrada