Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

17 de noviembre de 2010

Llaneradas - Germán Fleitas Beroes

Don Germán Fleitas Beroes, nos ha dejado un legado de valor incalculable; su producción de poemas y canciones fué realmente sorprendente.  Llanero de corazón y conocedor de su tierra y costumbres, supo plasmar el llano venezolano de una manera sencilla y autóctona, pero a la vez profunda y perdurable. No se necesita ser llanero para sentir ese llano que pintó en sus escritos.
En esta oportunidad, la esencia llanera queda plasmada en el poema Llanerías, declamada por Luis Edgardo Ramírez:

¡Su palabra vaya "alante"!
perdóneme que le explique:

Con pastillas de "¡Ah Malaya!"
con oraciones de ensalmos
y con zumo de "¡quien quita!"
cura el llanero sus males.

El que quiera sentirse hombre
que venga al llano compadre,
para que pruebe si tiene
condiciones en el alma;
porque aquí los hombres sufren
pero no dicen palabras,
por lo mismo que son hombres
y tienen el alma grande

Venga a probar su malicia
caminando sin baquiano
al rumbo de cielo y tierra
que es como se anda en el llano.

Echele la pierna a un potro,
bájesele a un toro bravo
y no pierda la fe en Dios
cuando le toque, compadre,
cruzar a nado en lo oscuro
caño donde haya caimanes.

Y lleve su bastimento
cuando salga de camino,
y no le tema al caimán,
que para caimán, cuchillo,
ni a toro en sabana abierta
que para eso es la cobija,
ni a caballo corredor
mientras haya lejanía,
ni a bongo de cuatro bocas
si tiene buena espadilla,
ni a mujer que lo desprecie
ni a cantador que lo intrigue,
ni a mogote que lo envuelva
ni a guapo que se le arrime,
ni a rumor que lo trasnoche
ni a silencio que lo crispe
ni a pena que lo devore
ni a enfermedad que lo mine,
porque aquí todo se cura
con ¡Ah Malaya! y ¡quien quita!

El que quiera sentirse hombre
que venga al llano, compadre,
para que pruebe si tiene
condiciones en el alma;
porque aquí los hombres sufren
pero no dicen palabras,
por lo mismo que son hombres
y tienen el alma grande.

¡Perdóneme que lo alerte:
¡su palabra vaya "alante"!

ARTISTA RELACIONADO: GERMAN FLEITAS BEROES
Publicar un comentario en la entrada