Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

21 de febrero de 2010

Romance del Anima de Taguapire - Jose Antonio De Armas Chitty

Este maravilloso poema, cuenta la leyenda (haz click aquí y verás la primera entrada relacionada) en forma magistral. Nuevamente lo transcribiré modificando su composición métrica, por razones de espacio:

Mirar de frente la vida y en el duelo siempre darse.
Ser caracol de la angustia,de la angustia innumerable.
En el dolor de los otrosconfundrse y encontrarse.
Así crecida y señera, cayó un dia Pancha Duarte...

La hamaca en silencio cruza, los desiertos chaparrales.
La negra cobija dice, que va la muerte de viaje.
Los hombres lanzan al viento, sorda y oscura la frase:
"esta muerta si que pesa, parece piedra compadre"

Son diez los que van. Diez hombres
y es cansino y duro  el viaje,
salieron de Barrialito, con el lucero en pañales
Doce leguas, barro flojo, Santa María un miraje,
ron escaso, sol de invierno y con la fatiga sin cauce,
un inmenso taguapire, les dió cobijo un instante.

Y cuando de nuevo fueron, a alzar la hamaca, a doblarse
para continuar el rumbo, se miraron los semblantes, 
los diez hombres no podían, tener en vilo el cadáver.
Voluntariosos quisieron, a una voz incorporarse,
y tanto pesa la muerta, que se quedan vacilantes.
Del guatacaro rugoso, se retorcía el mecate,
y un silbo de ánima en pena, llena de sombras el aire.
"Que la enterremos parece, decínolos Pancha Duarte",
dueño de su voz robusta
grita Segundo Canache.

La enterraron en silencio, todos con el gesto grave,
al pié de unos Taguapires, que daban fondo al paisaje,
Y crecen piedars y  flores, nace la cruz de Apamate.
El olvido llega un día, con  sus mudos matorrales,
y Pancha Duarte ya es dueña, del mas hermoso mensaje
Salvador Faro, una vez, le oye cruzar en el aire,
y ve el agua de regreso, al bosque mudo que arde,
iluminadas las cruces y entre sollozoz distantes
un hilo de largas sombras, confundiéndose en los árboles.

"¡Anima del Taguapire!", se escuha en cerros y valles,
de Uracoa a Barinitas, en las orillas del Guaire;
en Ipire que es la tierra de sentir y de sembrarse,
donde aseguran que han visto, a Dios cruzando las calles.

Su casa de hoy deslumbra: oro , perlas, cortinajes.
En verso noble su vida la dijo Próspero Inafnte
Invocarla es tener siempre, segura una luz distante.
Voz anónima y eterna, agua que del pueblo nace,
bandera, sed y frescura, hito de cielo en la sangre
río de fe sin orillas, ¡Corazon de Pancha Duarte!

José Antonio de Armas Chitty, Historiador, periodista, cuentista y poeta. Nacido en Caracas  (1908-1995) A los seis años de edad se residenció con su familia en Santa María de Ipire (Estado Guarico). Currículum amplio como funcionario público, se dedicó a la investigacion y divulgación de nuestra historia y tradición, a través de múltiples escritos, relatos y poemas inspirados en la historia y la geografía del país.
Obtuvo numerosos premios literarios: Premio Nacional de Romances (1945), Primer Premio  Revista Elite en homenaje a Ciudad Bolívar (1946). Premio Municipal de Prosa (1949); Premio Nacional de Literatura correspondiente al bienio 1961-1962.

En 1979 fue electo Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia. 


Publicar un comentario