Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

19 de febrero de 2010

La pesca con nasa

En el campo, cuando es verano, los rios bajan de nivel y muchos pueden cruzarse caminando. Es la época perfecta para la pesca. Una de las formas comunes de pescar es con nasas. El campesino, hace las nasas con largas ramas de bambú de aproximadamente 3 metros. Se unen en un extremo con bejuco o lianas y en el otro extremo se amarran a un gran aro. Transversalmente se cruzan otras lianas, para cerrar las aberturas mayores.
Entonces se hacen varias trincheras con piedras en el río formando una "V" y colocando en su vértice  la nasa que se fija al fondo del río con piedras. Generalmente se colocan una o varias nasas  en la tarde y en la mañana temprano se revisan.

La corriente trae los peces que caen en la nasa y después no pueden salir aunque a veces el rio arrastra piedras que quedan en la nasa impidiendo la pesca.

En dias buenos se puede recojer unos 10 Kilos de pescado en una sola nasa.  Caen distintas especies y el campesino devuelve al rio los mas pequeños. 

En aquellos tiempos y en esos montes como la sal era muy cara, el campesino tenía que comer todo lo que pescaba, generalmente asado o como sancocho con verduras cosechadas en los conucos cercanos
Publicar un comentario